Ritual de expiación ante las adversidades divinas







Tito Livio nos cuenta en un relato que a finales del siglo III a.C. en plena crisis de la Segunda Guerra Púnica  el pueblo romano se ve amenazado por una serie de prodigios funestos ante los que nada valen los métodos tradicionales de expiación. En tales circunstancias, los representantes de la autoridad se ven obligados a combatir las amenazas desconocidas con todo tipo de medios, incluida la adopción de rituales extranjeros.

El nacimiento de un andrógino de inmensas dimensiones siembra el pánico entre aquellos que ven insuficientes sus tradicionales actuaciones para expiar prodigios.

En Frosinone había nacido un niño que parecía tener cuatro años, pero que no era tan admirable por su tamaño como por algo que también había ocurrido en Sinuesa hacía dos años, y es que había
nacido sin que se supiera si era varón o hembra.

Los harúspices traídos desde Etruria dijeron que esto era un prodigio horrible y funesto: expulsado del territorio romano y, lejos del contacto con la tierra, debía ser sumergido en lo más profundo. Lo encerraron vivo en un arcón y  lo lanzaron al mar.

Los pontífices decretan, entonces, que un total de veintisiete vírgenes recorran la ciudad al son de un
carmen compuesto por el poeta Livio Andrónico, un espectacular pasacalles que, al tiempo de aplacar a la divinidad muestra a los ciudadanos la preocupación por buscar una solución por parte de las autoridades religiosas.

Entonces, mientras aprendían en el templo de Júpiter Estátor la composición del poeta Livio Andrónico un rayo dañó el templo de Juno Regina en el Aventino; los harúspices dijeron que les correspondía a las matronas aplacar a la diosa  con un regalo.

Los ediles curules en un decreto, convocaron en el Capitolio  a todas aquellas matronas que tenían su domicilio dentro  de la ciudad de Roma o a menos de diez millas.

Estas elegirían veintisiete representantes a quienes pagarían un estipendio de entre sus dotes; entonces hicieron una vasija de oro y la llevaron como regalo al Aventino donde hubo un sacrificio casto y puro a cargo de las matronas. En seguida fue decretado por los decénviros un día para hacer sacrificios a esta diosa, a la que adoraban.

Diosa Juno


Desde el templo de Apolo se llevaron dos hembras de bueyes blancos por la puerta Carmental; detrás de ellas transportaban a la ciudad dos estatuas de madera de ciprés de Juno Regina; a continuación, veintisiete vírgenes vestidas con largos ropajes iban cantando una canción en honor a Juno Regina, quizás loable para aquellas rudas inteligencias de cuando la tormenta, pero ahora si se recitase sería tosca, e inoportuna; a la orden de las vírgenes la seguían los decénviros coronados con laurel y vistiendo la toga praetexta. Llegaron al foro desde la puerta, en el Vico del Yugo; en el foro se formó una procesión y las vírgenes agarrando una cuerda con las manos, bajaron acompasando el sonido de su voz al ritmo de los pies.

Tras el éxito conseguido, este ritual de procesión  de tintes helenos se convierte en un nuevo modelo de expiación ante la amenaza de los andróginos o, mejor dicho de lustración: a partir de este momento, siempre que se sabe de la existencia de un prodigio así, se acude a los coros de veintisiete jóvenes.








Esta tradición difiere mucho de los salmos y danzas en los ritos religiosos de algunos sacerdotes romanos: no se trata de un himno inmemorial sino de una composición redactada por un autor, en segundo lugar no tiene una ejecución puntual cada año, sino que se exhibe solamente cuando es imprescindible, es decir, en los momentos de pánico.

Por último, los encargados de recitarlo no son hombres sino mujeres muy jóvenes que, además, son vírgenes Parece, también, que para este ritual de purificación necesitan de un apoyo artístico que les guíe en la coreografía. Un estilo arcaico que responde a los modelos del coro griego y una cuerda que sirve para pautar el esquema del movimiento, las figuras y el orden de los participantes.

Dos siglos más tarde, cuando se representa el carmen saeculare de Horacio el 3 de junio del 17 a. C., hay cincuenta y cuatro jóvenes cantando la composición, divididos en dos grupos, con un esquema muy parecido al de las veintisiete vírgenes, aunque con ligeras variaciones, pues en este caso hay intérpretes de ambos sexos.


Fuentes:



Dumézil, G. (1966), La religion romaine archaïque: avec un appendice sur la religion des Étrusques, Paris.

Delavaud-Roux, M. H. (1988), “Danse et transe: La danse au service du culte
de Dionysos, apprche et méthodde reconstitution.

http://eprints.ucm.es/13975/1/T33425.pdf


Imágenes :

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Femmes_peuc%C3%A8tes_dansant,_fresque.jpg
Google


















Comentarios

Entradas populares

Soy Miembro de.

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia