Blanco o negro en el ritual funerario romano




El uso del color negro para el luto es muy antiguo, y probablemente procede de la costumbre semita en que se ennegrecía la cara con cenizas o polvo para hacerla irreconocible a la muerte, aparte de ser una marca de profunda pena y sumisión.

El color negro, como podemos comprobar en infinidad de tradiciones, ritos o testimonios literarios aparece indisolublemente asociado a la muerte en la cultura grecorromana.


El día en que fallece una persona es definido como Dies Ater, literalmente, Día Negro.

Todo lo relacionado con la muerte se ha asociado  a los colores oscuros, y especialmente al negro.


El profesor Manuel A. Marcos Casquero,  en su obra Supersticiones, creencias y sortilegios en el mundo antiguo, en el tercer capítulo del libro analiza las supersticiones antiguas sobre los colores, en el cuarto apartado de este capítulo, se dedica al color del luto y a las razones de que éste suela ser el negro, por su simbolismo de vinculación con la oscuridad, la muerte y las divinidades subterráneas.

También   afirma  en un breve apartado, que la Antigüedad consagró el blanco a los muertos y lo convirtió en color de luto, o incluso que el color del luto en Roma era el blanco, como lo era también, y aún sigue siéndolo, en otros lugares. 


La afirmación de que el blanco era el color del luto en Roma vendría avalada por el siguiente testimonio de Plutarco.

Plutarco, en sus Cuestiones Romanas afirma:

¿Por qué en los duelos las mujeres llevan vestidos blancos  y redecillas igualmente blancas? Acaso -como cuentan que hacen los magos- intentan asemejarse a lo brillante y luminoso para enfrentarse al Hades y a las tinieblas? O creen conveniente que, del mismo modo que amortajan de blanco el cuerpo del difunto, vayan también de blanco sus parientes?

Plutarco mezcla dos aspectos diferentes relacionados con el funus: por un lado el color del vestido con el que se amortaja al muerto y, por otro, el color de los vestidos de luto de los familiares del fallecido.

Plutarco afirma que  el color de los vestidos de los familiares del fallecido, y en concreto señala que en los duelos las mujeres llevan vestidos blancos y redecillas igualmente blancas. Afirmación que ha dado lugar a creencias de que el color de luto en Roma era el blanco.


El blanco es un color claramente asociado a la idea de pureza y ésta es un requisito imprescindible para aproximarse a la divinidad que es total y esencialmente pura.

El difunto es lavado, perfumado y, sobre todo, vestido con colores blancos, símbolo de pureza. Solamente el cadáver de los indigentes, esclavos o delincuentes, no requería especial atención, y normalmente era cubierto con un simple tejido negro.



¿Cómo explicar lo escrito por Plutarco?

Herodiano nos da testimonio de la imagen  mortuoria del emperador Septimio Severo en Roma (mayo del 211), afirma que a la derecha del mismo están todas las mujeres a quienes la dignidad de sus maridos o padres hace participes de este alto honor. Ninguna de ellas lleva oro ni luce collares, sino que, vestidas de blanco y sin adornos, ofrecen una imagen de dolor. Al otro lado del lecho mortuorio del emperador se situaban los senadores vestidos con mantos negros.

En época imperial, al tiempo que se extendió la moda de los vestidos de colores variados, el blanco fue adoptado por las damas romanas para sus vestidos de luto.

El intento de frenar dicha moda, fue  la causa por la que el jurisconsulto Paulo decrete en una de sus sentencias la prohibición de banquetes, ornamentos y vestidos blancos y púrpuras a las personas de luto.

La ley de Gamberion relativa al luto (siglo III a.C.), obliga a las mujeres a llevar vestidos oscuros y limpios, mientras permite a los hombres y niños que utilicen vestidos tanto negros como blancos. 

En época republicana el vestido de luto de las mujeres era de color oscuro o negro no pudiendo portar vestidos de púrpura o adornos de oro, en época imperial a veces se usaban vestidos de luto en colores blancos.

La condición de ciudadano romano era mostrada públicamente utilizando la toga blanca como mortaja. Marcial nos  señala que los ciudadanos pobres eran sepultados con la toga descolorida.

Las mujeres vestidas de blanco que acompañan el lecho fúnebre del emperador Septimio Severo no representan a la mujer romana en general, sino que se trata de un grupo de mujeres cuya dignidad descansa en la condición de sus maridos o padres.


El blanco no es el color del luto en Roma, sino un color asociado a vestidos de prestigio social. Su presencia en los funerales como vestido de aquellos que acompañan al cadáver sólo puede explicarse como expresión del estatus jurídico de quienes lo portan, nunca como símbolo de tristeza y muerte.



Las  demás mujeres romanas  utilizaban en esos días ropajes que  se denominaban genéricamente ‘lugubrias’ (de ahí el término lúgubre).



El color del luto en Roma es el negro, lo que permite entender que la presencia de una persona vestida de negro, sea una imagen presente en numerosos omina Mortis..





Fuentes :

http://www.abc.es/sociedad/20140325/abci-vestimos-negro-luto-201403122057.html



https://revistas.ucm.es/index.php/GERI/article/download/41812/39842

Supersticiones y creencias en el mundo antiguo Manuel antonio marco

Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia