El juego en la vida de los romanos.






El juego, como singular mani­festación cultural de los pueblos, es parte importante en la  medida que se deriva de ser un recurso vital para el desa­rrollo integral del ser humano desde la infancia y a todo lo largo de su existencia.

Es curioso que los niños de ahora jueguen a los mismos juegos de antes, la gente de los pueblos que no se han visto nunca, juegan a las mismas cosas. Juegos a los que casi todos hemos jugado alguna vez.

los  niños romanos jugaban a las bolas, lo mismo que nosotros, y las niñas griegas tenían muñecas con pelo de verdad, como las niñas de ahora.


¿Cómo podemos saber a qué y cómo jugaban los antiguos romanos? Para responder a esta cuestión debemos presentar tres fuentes de información: fuentes escritas en griego o latín, hallazgos arqueológicos y comparación con juegos actuales.
Una primera fuente la constituyen los escritos de autores antiguos que pueden clasificarse en dos apartados: tratados sobre los juegos y referencias a diversos juegos en obras literarias.


En la Antigüedad existían tratados sobre los variados juegos romanos como los de Suetonio, que escribió sobre los juegos de los niños griegos y romanos, o el del emperador Claudio, sobre los dados. Desgraciadamente estas obras no se han conservado. Sí han llegado hasta nosotros, en cambio, las noticias que nos da un autor llamado Pólux que escribió en griego una obra titulada Onomasticón (166-176 d. C.) en cuyo libro IX encontramos referencias a muchos juegos. En las obras literarias de muchos autores latinos (Varrón, Horacio, Ovidio, Marcial, San Isidoro de Sevilla…) se encuentran menciones a diversos juegos, pero su aparición en contextos diferentes, y a veces su oscuridad o contradicciones, dificultan una interpretación correcta. Por eso con frecuencia, según los investigadores, se relaciona un mismo texto con juegos distintos.

Las fuentes escritas se complementan con los hallazgos arqueológicos, que nos han proporcionado diversos objetos que pueden clasificarse como juguetes o tableros de juego encontrados a lo largo y ancho del Imperio Romano.
También han llegado hasta nosotros diversas escenas de juegos en pinturas de cerámicas griegas, en relieves de sarcófagos, en estatuas o en frescos parietales. A estos hallazgos se les han aplicado los conocimientos que proporcionan los textos, quedando muchos de ellos sin explicar satisfactoriamente al no poder ser aclarados por las fuentes escritas.



Sucede  a veces que se encuentran objetos de los que no tenemos referencia escrita alguna o que aparecen tableros de juego a los que no podemos aplicar ninguno de los datos conocidos. Al no conservarse los tratados de juegos, se recurre en ocasiones, como tercera fuente, a la comparación con juegos existentes hoy en día para reconstruir las reglas perdidas.

A los niños Romanos les gustaba jugar. Tanto los niños como las niñas romanas, de las clases acomodadas, recibían una buena educación y se les enseñaba (como mínimo) a leer, a escribir y a comportarse como es debido en sociedad. Pero también se divertían y tenían juguetes. 

Los más pobres trabajaban ayudando a su padre, pero también cuando podían jugaban. Como los de todas partes y sobre todo como los de los pueblos ricos jugaban a guardar ovejas, que serían unos tiestos o unas piedrecitas que se distinguen del polvo del suelo; a hacer sus campos y sus arados en las plazas de tierra ; a edificar casitas; a unir ratones a un carrito; a pares o nones; a montar a caballo sobre una caña larga; a plasmar sus caballitos en arcilla; a recoger el flujo de agua caliente de sencillas balsas; formar sus carritos y sus arados con las cosas más aparentes que se encuentran a mano. Exactamente igual que los niños por las calles de los pueblos actuales.


Tanto a los niños como a  las  niñas les gustaban los  animales, que podían ser insectos, cigarras o grillos y  otros algo más grandes como perritos, corderos, pájaros conejos, patos, gansos. Estas pequeñas mascotas recibían el nombre de delicium o deliciae y se les tenía tanta estima que cuando un crío moría, acostumbraban a representar a su mascota en sus sepulcros o al menos a nombrarla. En muchas lápidas de tumbas de niños de la antigua Roma podemos ver inscripciones o grabados representando a niños jugando con un perro, un cordero, un gato..., es decir, sus animales preferidos.

Los recién nacidos tenían biberones y sonajeros en forma de animales. Los niños más mayores tenían peonzas, aros, cometas....muñecas de terracota o de madera tallada.
Las  niñas imitaban en sus juegos a sus madres. Muñecas de trapo, madera o arcilla existían en casi todos los hogares. Algunas muñecas eran rígidas, otras tenían las extremidades debidamente articuladas mediante alambres o tiras de cuero que unían las diversas partes. Las muñecas de las niñas ricas estaban hechas con oro y plata y disponían de un lujoso ajuar. Sin embargo, en Esparta, las niñas, además de jugar con muñecas, practicaban juegos y deportes como carreras y lanzamiento de objetos.





También jugaban a juegos de grupo. Un juego de grupo muy popular era el ephedrismos.
Durante las Saturnales se regalaba a los niños saquitos de nueces que eran un elemento esencial en muchos juegos como las canicas.
También los niños solían jugar imitando a los mayores a los soldados, magistrados a cuadrigas etc.



Los  niños de las familias ricas de Egipto, Grecia o Roma tenían lujosas vestimentas en las que se reproducían con todo detalle los trajes de los soldados o de los gladiadores. Tenían, asimismo, caballos de madera, que, a veces, eran simple palos con una cuerda a modo de riendas como los que utilizábamos otros niños en la primera mitad del siglo XX, miles de años después de aquellos otros niños de la antigüedad clásica.

En el Museo Louvre, de París, hay un sarcófago romano en el que se puede ver a un niño subido a un carrito que va uncido a un animal, al estilo de los aurigas que corrían en el Circo Máximo. 



La mayoría de los juegos en la época del Imperio eran de azar. Con tabas, nueces o guijarros escondidos en una mano, jugaban a pares o nones, también jugaban a dados, o las monedas, cara o cruz. Existieron  las damas y el juego de los soldados parecido al ajedrez.

Los juegos de azar estaban prohibidos para los adultos pero no para los niños.
El niño siempre ha jugado con los instrumentos que puede fabricar fácilmente, que tiene cerca y ha imitado  a los adultos.



Los juguetes eran realizados por los propios padres o por artesanos, pero sin que se pudiese considerar una actividad económica. En otras ocasiones, lo mismo que ha ocurrido siempre, era el propio niño el que se fabricaba sus juguetes: Era aún muy pequeño, no más niño, siempre ha jugado con los instrumentos que puede fabricar fácilmente, que tiene cealto que esto, cuando modelaba en casa casitas de barro, esculpía barquitos de madera, construía carritos de cuero y con la corteza de las granadas hacía maravillosamente bien las ranas. (Confesiones de Estrepsiano alabando la inteligencia de su hijo ante Sócrates







CLASES DE JUEGOS








JUEGOS DE AGUA Y BARRO

Juegan a hacer figuras, laberintos, castillos se hacen balsas y caminos con el agua. etc.

CAPUT AUT NAUIS

Caput aut navis: (cara o cruz). En ciertas monedas aparecía gravada en una parte la cabeza de “Jano” y en la otra el espolón de una nave. Su forma de jugar es idéntica a la nuestra.

ORBIS

Un aro que se guiaba con palos rectos o encorvados. Podían llevarse rectos o hacer figuras.

LA MORRA

Dos jugadores puestos de frente dicen un número mientras levanta una mano con varios dedos levantados. Gana quien acierta.

DADOS

Dados (tesserae, cubi): cubitos de huesos, marfil, madera o mármol con un número, del uno al seis, impreso en cada lado. Se utilizaban dos o tres dados venciendo el que sacaba un seis en todos los dados. Para tener suerte en la jugada solían invocar a una divinidad o pronunciaban el nombre de la mujer que amaban.




Micare

Dos jugadores puestos de frente a una distancia oportuna levantan la mano derecha con algunos dedos tendidos y otros replegados mientras dicen un número; el que acierta la cantidad de dedos desplegados entre la derecha de los contendientes es el que gana. El número no puede ser superior a diez.






MORMOLYCION

Dar sustos a los más pequeños, con máscaras con cabeza de medusa. Este juego consistía en que uno se escondía detrás de la puerta y cuando sus compañeros estaban más entretenidos salía, de repente, con una máscara puesta. Algunos caían horrorizados por el suelo.





LA MOSCA DE BRONCE

A uno se le vendan los ojos y persigue a los demás que van zumbando. Yo cazaré la mosca de bronce y los demás responden: tú la cazarás pero no la atraparas y empiezan a correr.
Los otros jugadores se separan e imitan el zumbido de una mosca.

PARES O NONES

Se esconden en la mano varias piedrecitas o pajas y se invita a varios compañeros a adivinar. Si acierta gana.

LA GALLINITA CIEGA

Se juega igual que actualmente. Había una variedad que se llamaba  andábate. Se tapaba los ojos a dos a más jugadores y tenían que reconocerse sin hablar.

TROCHUS

Peonza, (turbo) diábolo (buxus). Se jugaba igual que ahora. Hecha de madera de tenía gran aceptación entre los niños.


TRES EN RAYA (Tabula Lusoria )

Se juega igual que hoy en día pero el tablero podía  ser redondo.



MONTAR A CABALLO

Se monta a horcajadas sobre una caña o palo largo.




LETRA DELTA



Se juega con nueces, tabas o canicas. Se dibuja en el suelo un triángulo dividido en 10 partes numeradas y desde 2 metros se lanzan 5 nueces por jugador y se cuentan los puntos.



ENGAÑAR TRANSEÚNTES



Pegaban una moneda al suelo y se escondían, cuando no la podían coger salían y se reían.



MARIONETAS


Por medio de un hilo se ponían en movimiento y danzaban.






JUEGOS CON NUECES

Se colocan montoncitos de 4 nueces y desde una distancia convenida se tira una piedra y por el tiro se separan unas nueces se recogen.


LUDUS CASTELLORUM

Se colocaban tres nueces en un montoncito y se intentaba colocar una cuarta nuez desde lejos. Si se conseguie se ganan las cuatro nueces.
Se colocan varias nueces y se tira otra desde una superficie inclinada y se intenta tocar las anteriores. Todas las "TOCADAS" pasan a ser del jugador.
Se tiran nueces en una vasija y se ganan si se introducen en ella.

LAS TABAS (TALIS)

Tabas (talus): hueso de las patas de cordero, oveja o cabra, generalmente el astrágalo o talón, con seis caras, de las cuales solo se cuentan cuatro, las que son iguales. En el juego se emplean de tres a cuatro tabas. Los niños de familias pudientes usaban en su lugar piezas de marfil o cristal, semejantes a los huesecillos. Las reglas del juego eran similares a las de los dados siendo la mejor tirada la venus y, la peor (cada cara diferente), canis. En ocasiones utilizaban cubiletes para evitar las trampas.


LAS CANICAS (OCELLATIS)

El más popular. Hechas con barro cocido o piedrecitas redondas en ocasiones dibujadas. Se han encontrado incluso canicas de esa época hechas de vidrio transparente, obtenido del sílice y cenizas. Fue tan popular que incluso el joven Octaviano -Augusto-, bajaba de su litera para jugar con los niños de la calle.Cada jugador  coloca una canica en un cuadrado y se decide el orden. Por orden se van tirando las canicas y las que se desplacen del cuadrado se recogen.



LA MARMITA

Dentro de un cuadrado se coloca una prenda o sombrero que se intenta sacar de un puntapié. Un niño intentara defender cogiendo a alguno de sus compañeros. El cogido pasa a ser el defensor.

EL REY Y EL SARNOSO

Se propone una prueba de habilidad el que gana es proclamado rey y el que queda el último es el sarnoso y recibe burlas. Mientras  hacían cantaban: rex edit qui recte faciet,qui no faciet non erit. y quienes estaban seguros de que no quedarían últimos decían: Occupet eltimun scabies (al último que le coja la sarna ).




LAS MUÑECAS

Se juega exactamente igual que hoy.
Las muñecas podían tener la cara y brazos de barro o ser de tela , poseían ajuares.

















JUEGOS DE MESA


LATRUNCULI

Jugado sobre un tablero cuadrado y guijarros, similar al ajedrez o a las damas.

LUDUS DUODECIM LITTERARUM

Tablero de tres filas y doce espacios donde se movían unas fichas según unas normas que desconocemos.

LOCULUS ARCHIMEDIUS

Realización del Puzzle de Arquímedes.











JUEGOS DE PELOTA (PILA)

Podían ser de pelo que  se recubría con lana o se forraba con piel. Y las jóvenes jugaban con reticulum (raquetas) Era un juego de todas las edades.



ESFERISTERIO

Lugar con diferentes círculos para jugar a la pila. Podían lanzarse la pila para que siempre esté en el aire, o podía hacer un bote.

PILA TRIGONICA

Se jugaba entre tres colocados en triángulo. Se pasaban la pila entre los tres sin que caiga ni pare. Primero en un sentido y luego en el otro, jugándose en cada ocasión con una mano y no moviéndose del sitio, las pilas perdidas las cogen los sirvientes. Otros contaban los puntos. Para tres jugadores había otros tantos cogedores y contadores.
En los gimnasios lo practicaban desnudos y ungidos de aceite.

FOLLIS Y HARPASTUM

Se follis a la pelota más grande, normalmente de piel e inflada de aire. Como es la que menos pesa, es la utilizada por niños y ancianos, lanzándosela entre ellos.

HARPASTUM

Harpastum es de menos tamaño y se juega con manos y pies. Jugaban dos bandos en un campo rectangular y con dos líneas en el extremo que defenderá cada equipo. Cada equipo intentara pasar la pelota por la línea contraria, combinándola entre compañeros.
Se forman dos equipos de 3 jugadores. Se hacen dos rayas en el fondo del campo y una raya central. El juego consiste en evitar que la pelota traspase las rayas del fondo. Uno de los jugadores hace el saque, golpea la pelota con la mano desde la raya del fondo y la pelota tiene que pasar la línea central. Los jugadores del equipo contrario intentaran devolverla golpeándola con la mano, intentaran que la pelota pase más allá de la raya del fondo que defienden los adversarios. Cuando la pelota pase la raya del fondo es un punto para ese equipo. Llegar a 6 puntos.


EPHEDRISMOS

Consistía  en tratar de golpear con un accesorio un objeto clavado en el suelo; el perdedor debía llevar sobre sus hombros al ganador y debía de tratar de llegar a una meta con los ojos tapados por el compañero.

EL ESCONDITE

Exactamente igual que hoy en día.



MALABARES

También se jugaba  a hacer malabares con varias pelotas pequeñas



LOS COLUMPIOS

Con un carácter simbólico religioso ya que se consideraba que había sido inventado por el Dios Baco.
Tenían varios tipos.
La balanza: una tabla apoyada en su punto central en una piedra.
Y el columpio: asiento sostenido por dos cuerdas a vigas o ramas.





OTROS JUEGOS

El baile y la música se utilizaban en todas las celebraciones religiosas, teatrales etc. Se realizaban en grupos e incluso se hacían concursos.

JUEGO  DE JOVENES

Los jóvenes  realizaban juegos en las termas, gimnasios o en descampados: Equitación, jabalina, lucha, natación, juegos de pelota, saltos de longitud etc.



JUEGOS DE AZAR

Los preferidos por los romanos. Llegaban a apostar grandes cantidades de dinero. El emperador Augusto perdió en una sola noche 20.000 sestercios y Nerón apostaba en cada partida 400 sestercios. Además de dinero se jugaban joyas, objetos preciosos e incluso las túnicas de sus esclavos.

Nuestra actual “Ruleta” de los casinos tiene su antecedente en los militares romanos. Utilizaban las ruedas de los carros marcados con números u objetos y en otras ocasiones usaban sus propios escudos. De esta manera se entretenían durante los descansos tras sus largas y agotadoras jornadas, apostando los escasos ingresos que poseían como legionarios.




FUENTES.
La vida pública J Guillén
La antigua Roma.
Fernando LILLO REDONET (2004), Ludus. ¿Cómo jugar como los antiguos romanos?,



Comentarios

Entradas populares

Soy Miembro de.

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia