Organización de los puertos fluviales romanos.






Existen  una serie de disposiciones legales relativas al fortalecimiento y consolidación de las riberas, y a la prohibición de tomar agua de los ríos, recogidas, a comienzos del s. III d.C., en el Digesto, (Decreto Perpetuo del Pretor), norma básica que se aplicaba a las vías fluviales, muestra de  la clara preocupación por preservar, la navegación fluvial.

La administración romana consideraba el propio cauce como una vía pública, por ello se daban precisas y contundentes normas, para preservar sus riberas, los caminos de la sirga, los diques de contención o de regulación necesarios, orientando las corrientes para la protección de su cauce, el control del tráfico marítimo y la navegación, etc. estableciendo por ello y para ello, las tarifas portuarias (portorium).un tanto por ciento del valor de la mercancía.

Los funcionarios encargados como ingenieros de mantenimientos y obras (curatores), especializados unos, en las obras de sus orillas (curatores riparum) o en el propio lecho o cauce (curatores Alveis), a los cuales les ayudaban formando un equipo, los procuradores (procuratoes) y los auditores (adiutores). Igualmente controlan y regulan el tráfico marítimo fluvial.




Por  ejemplo el Procurador del río Baetis (procurador augusturum ad ripam Baetis), tenía a su cargo no solo preservar la navegación del río, sino además, el control de los contratos de los marinos en general (navicularis), que agrupaban a las gentes de mar (marinii) y fluviales (annici), que tanta importancia tenían en la vida marítima del río, pues por sus actuaciones, unos como propietarios de las embarcaciones y los otros como navegantes por el río, eran profesionales fundamentales para el éxito de la explotación marítima de esta vía fluvial; en general trabajaban ambos grupos en muy estrecha relación, subdividiéndose los marinii en dos corporaciones, una de scapharii que navegaban con los scaphaes, embarcaciones a remo de mayor tamaño y calado y la otra de lintraii, que  navegaban con embarcaciones aún menores que las auxiliares de los scapharii, llamadas Lintres .



Se agrupaban a su vez en cuatro corporaciones según su principal misión (transportistas, remolques, pescadores y trasbordos) aunque muchos de ellos tenían también otras pequeñas embarcaciones con las cuales remolcaban a las mayores en las zonas difíciles del río, sirviendo además estas, para el trasbordo desde una posición determinada limitada por el calado, al destino final aguas arriba o más bajo, si la nave necesitaba alijar por exceso de calado.


Estos gremios ejercieron libremente su actividad durante los primeros tres siglos del imperio y llegaron a tener tal poder económico, que los emperadores no dudaron en concederles prebendas para tenerlos siempre junto a su causa, por el importante papel que realizaban dentro de la economía imperial.

Las  pujanzas económicas e incluso políticas que llegaron a alcanzar estas corporaciones, provocaron durante el cuarto siglo del imperio, ciertos recelos, dando lugar a que fueran estatalizadas, medida que se tomó para evitar cualquier acto de fuerza por parte de los asociados, que pudiera poner en peligro el comercio marítimo que tan activamente Roma mantenía a través del Baetis, aunque no por ello perdieron sus privilegios sociales y económicos, ni el favor de las autoridades.

Al llegar los buques al portus, entraba en escena el capitán de puerto, (dispensator portus), que además de velar por el buen orden en el puerto, tenía la misión de fijar los lugares de fondeo y llevar la cuenta de las entradas y salidas.



Fuentes:
Producción y comercio del aceite en la antigüedad. José María Blázquez.
Historia económica de la Hispania romana. José María Blázquez.
La navegabilidad en el curso alto del Guadalquivir en época romana. Alicia Fornell Muñoz.
http://www.eldiario.es/cultura/busca-ultimo-puerto-navegable-Betis_0_510949132.html
https://es.slideshare.net/enriquegarciavargas/el-guadalquivir-como-va-comercial-en-la-antigedad
Navegación por el río Guadalquivir, Sevilla 1681-1981Ricardo Francos Santos. Escuela Náutica de San Telmo-Sevilla.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia