El odómetro romano

Réplica de un carro de medición romano (cuentakilómetros) - Museo de Pérgamo


El cuentakilómetros romano


Desde la prehistoria el ser humano se ha preocupado por calcular las distancias, por lo cual se han creado aparatos para poder calcular las distancias recorridas, lo que hoy se conoce como odómetro, aparato que permite acumular información del recorrido de un trayecto.

Odómetro

Su nombre se deriva de dos vocablos griegos, “odos” que significa camino y “metro” que quiere decir medir, es decir “que mide el camino.


Se trata de una rueda contadora se utiliza para medir trayectos y distancias en terrenos de superficies desiguales. Por ello, el odómetro se emplea fundamentalmente en campos, terrenos de cultivo, prados y bosques. Tiene un contador en la rueda que funciona automáticamente marcando el número de vueltas y centímetros. 

El arquitecto e ingeniero romano Vitruvius montó una rueda de circunferencia sobre un pequeño marco y lo configuró de tal manera que se dejaba caer una pequeña piedra en un contenedor por cada revolución de la rueda.
Este invento se había adjudicado a Arquímedes en la Primera Guerra Púnica y  posteriormente se habló del odómetro de Vitruvius.
Las primeras instrucciones de cómo construir un odómetro se pueden encontrar en el tratado de Architectura de Vitruvius, publicado sobre el año 15 a.C.

Consistía en instalar en un carro una rueda adicional dentada, de unos 30 cm de diámetro, compuesta por cuatrocientos dientes, conectada con las ruedas del carro. De este modo, a medida que el carro iba avanzando, ejercía una revolución sobre cada uno de los dientes, haciendo girar el engranaje. Cuando se había completado una vuelta, el propio mecanismo activaba un segundo engranaje, que dejaba caer una pequeña piedra sobre un cesto. Al final del viaje solo había que contar el número de piedras, dado que una revolución completa de los cuatrocientos dientes equivalía a una milla romana, es decir, unos 1.478 metros. Con este elemento los romanos consiguieron medir con un gran nivel de precisión, la distancia de las distintas calzadas que conectaban con la capital del imperio desde cualquier parte del mundo conocido.






Algunas fuentes indican que Leonardo Da Vinci pudo intentar fabricar su propio odómetro a partir de las indicaciones de Vitruvio y que no pudo lograrlo.

Aunque parece un diseño bastante sencillo costó bastante replicar este antiguo aparato, fue el ingeniero André Sleeswyk quien  probó  con dientes en forma triangular, de forma similar al mecanismo de Antikythera, cuando por fin se consiguió recrearlo. Esta máquina ayudó enormemente a los romanos a diseñar su gran red de calzadas por las que circular, que conectaban todo su imperio y les ayudaron en gran medida a expandirse.

Vídeo sobre el funcionamiento de un odómetro.



Maribel Bofill 2019

Fuentes:
Ateneo digital








Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia