El Botín de guerra, “¡¡PRAEDA!! "

 

Rómulo llevándose el botín, Ingres, 1812.


El botín, constituyó un elemento clave en la motivación del soldado para el combate, el más lucrativo pero el más peligroso.
La capacidad del vencedor de apoderarse de las riquezas que generaron los vencidos, fue un elemento esencial de las guerras antiguas.

El Botín de guerra

En la Roma republicana el mantenimiento de las fuerzas militares eran compensados por los ricos botines que obtenían. Prestigio asignado al botín de guerra. Este prestigio estaba más arraigado entre las elites senatoriales que entre los propios soldados.

Con el tiempo se perdió progresivamente este prestigio, con el desuso de los denominados spolia opima, armas arrancadas al general enemigo, vencido en combate, por el propio general romano durante la batalla.

Este botín solían ser consagrados en un templo de preferencia del general vencedor. Con el tiempo esta costumbre quedó obsoleta, ya que los generales dirigían las operaciones militares y no siempre se involucraron en el combate.

El grueso de los botines pasaba a convertirse en grandes “sustentación” de la economía romana.

Obtener el botín se convirtió en un elemento clave para la economía del Estado romano produciendo  incluso, modificaciones en el concepto de “guerra justa”.

El pillaje (direptio) y la búsqueda de botín (praeda) fueron tratados como indemnización de guerra y empleados para la reconstrucción de edificios o infraestructuras dañadas por el conflicto.



Foto de Arturuiz en flick espolio templo Jerusalem


Los Intereses  eran contradictorios se oponen a los soldados y al personal: la "deditio in fidem", la capitulación, era el único medio, para una ciudad, de evitar el saqueo. Así, cada general espera que su clemencia provoque nuevas rendiciones que ahorren tiempo y hombres.

El soldado de base piensa de otra manera: sueña con el producto de un buen botín.

Las tropas flavias, en Germania  expresan en voz alta su temor de ver escapar la parte del botín que codician:

“Si esperáramos la luz, sería la hora de la paz, de las oraciones, y que no tomarían otro precio por su sangre y sus labores que un vano nombre de clemencia y gloria mientras la riqueza de Cremona pasaría a manos de los prefectos y lugartenientes: cuando una ciudad es tomada por la fuerza, el botín pertenece a los soldados; devuelto es a los jefes. Ya no reconocen a los centuriones ni a los tribunos, y, para que no se oiga ninguna voz, golpean sus escudos, dispuestos a desafiar la orden si no se los lleva al asalto”. (Tácito, Historias, 3, 19)


Este botín puede ser de extraordinaria importancia y Tito, tras la toma de Jerusalén (septiembre 70), no duda en llenar sus soldados:

Él [Tito] ordenó a los que había designado para esta tarea que nombraran a todos los soldados que se habían distinguido por sus acciones brillantes en esta guerra. Él mismo los llamó sucesivamente por sus nombres y, cuando los vio venir, los elogió como si fueran sus propias hazañas de las que se enorgulleciera. Les puso coronas de oro en la cabeza, les dio collares de oro, pequeñas jabalinas de oro, insignias de plata [¿phalères?]; cada uno de ellos fue elevado a un rango superior ... Les distribuyó en abundancia plata, oro, ropa y otros objetos, extraídos de la masa del botín. »(Flavio Josefo, Guerra de los judíos, VII, 3)
El legionario cuyo valor militar es reconocido por sus oficiales se enriquece de forma inmediata y consecuente. También progresa en la jerarquía del ejército. 



El botín, Theodoros Rallis.

 

“La violencia por sí sola es incapaz de crear dinero; a lo sumo puede apoderarse del ya creado”. F. Engels,


Fuentes:

fotos Wikipedia

El ejército romano en Campaña.Adolfo Raúl Menéndez  

Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia