El cannabis en Roma

En las civilizaciones más antiguas e influyentes de la historia, se apreciaba mucho todo  lo que ofrecía la naturaleza, estos  productos se destinaban a la alimentación, a la curación de enfermedades y a la adoración de los dioses. 

El cannabis


El cáñamo siempre estuvo presente, para confeccionar tejidos, como alimento, y sus flores en ritos y en medicina. 

La marihuana y el cannabis son lo mismo pero con una sutil diferencia, el cannabis es la planta del cáñamo y la marihuana es el producto que se extrae de dicha planta.

La marihuana son las flores secas sin procesar de la planta del cannabis, mientras que el hachís es la resina de la planta del cannabis, que se ha separado de la propia planta a través de medios mecánicos o químicos.



Existen pocas referencias antiguas sobre el cannabis. Los escritos que tenemos nos hablan  muy poco de las  propiedades psicológicas de esta planta. Los escritos romanos se centran sobre todo en las propiedades de la planta, para obtener fibra para cuerdas y telas, como se extrae en algunas breves anotaciones de Lucilio, Plinio, Columela y Celso (siglo II d. C.).

Muchos yacimientos arqueológicos nos han aportado la certeza de que en época romana se cultivaba cannabis. Se han encontrado semillas en los yacimientos arqueológicos alemanes de Butzbach, Neuss y Königsberg; en Gran Bretaña, en Londres y York, y también en Polonia. Pero también en Moldavia y en Ucrania se han encontrado restos de cáñamo de época romana.

Los cartagineses, enemigos de los romanos, conocían muy bien el hachís y eran los que se lo vendían a los romanos. Se hallaron dos ánforas llenas de hachís ubicadas en un trirreme de guerra cartaginesa del siglo III a. C. Que fue llevada a la superficie en 1969 en la Isla Larga (Sicilia). 

La marihuana  se utilizaría para mantener alta la moral de los marineros en los momentos difíciles.
En Pompeya se encontraron grandes recipientes de barro con semillas carbonizadas de marihuana.

Cerca de Jerusalén, se encontró enterrada una joven de 14 años y su bebé de 40 semanas de gestación, cuyas muerte fueron producidas por el parto, por lo que se ha sugerido que la joven inhalo  el cannabis que se encontró en la tumba, tal vez para mitigar los dolores y facilitar las contracciones.




Pomponio Mela da testimonio de un colocón de marihuana entre tribus tracias que vivían cerca del Danubio. El relato no menciona de qué sustancia se habla pero es muy parecido a un relato de Heródoto sobre los escitas que si consumían marihuana.

 El uso del vino es desconocido para algunos: sin embargo a los que celebran banquetes, cuando son arrojadas ciertas semillas sobre los fuegos alrededor de los que se sientan, les sobreviene del olor una alegría semejante a la embriaguez” (Mela, 1989: II, 21).

Ovidio en su metamorfosis habla de un tal Glauco que tomaba hierba de extraños efectos.

Algunos estudiosos defienden que los romanos conocían los efectos del cannabis, utilizándolos en las fiestas de las clases aristocráticas, costumbre que describió Galeno.

En reuniones de los ricos romanos se utilizaba el Kyphy, importado de Egipto, un producto muy caro. Se utilizaba como incienso ceremonial entre cuyos ingredientes se encontraba una resina, (posible cannabis)





Galeno nombró al cannabis en tres de sus  obras:

En el De Facultatibus Alimentorum describe cómo son las semillas de cannabis y muestra su preocupación por las propiedades negativas de la planta, describe que es muy difícil de digerir y da dolor de estómago y de cabeza.

Galeno comenta que la mejor forma de consumirlo es tostarlo. Si se abusa de  este producto el esperma del hombre se seca. Pero el consumo del cannabis es bueno para el dolor de oído y la gonorrea. 

En el De Simplicium medicamentorum temperamentis ac facultatibus también se menciona el  cannabis.

En De rictus atenuante, también se menciona el cannabis, en esta obra Galeno describe que como postre los ricos romanos ofrecían pastelitos de cannabis en reuniones sociales para incitar el disfrute y la hilaridad.

fríen y consumen estas semillas acompañadas de otros postres”, costumbre aprendida de los ateniense algunos comen las semillas de cannabis en dulces preparados, que se toman de postre después de las comidas acompañados de bebidas, con el fin de despertar el placer. Provoca una gran calidez (y hasta excitación) y cuando se consumen con demasiada generosidad, el cannabis se les sube a la cabeza, con los efectos propios de las drogas”

Elimina gases y deshidrata, como  efectos negativos propiedades euforizantes y el abuso de su consumo produce esterilidad.

es capaz de hacer enfermar el cerebro cuando se toma en cantidad” 

Plinio el viejo nombra el cannabis en sus obras, principalmente por su fibra, describe su cultivo y las características botánicas de la planta. También menciona que el cannabis provoca dolor de cabeza. Afirmaba que el jugo de la semilla de cannabis era útil para extraer los gusanos de las orejas, o cualquier insecto que hubiera entrado en ellos.

Las  cataplasmas hechas  con raíz de cáñamo aliviaban los  calambres articulares, la gota y las quemaduras. Recomienda cannabis para tratar la artritis.

El cannabis era bueno para los animales de granja, si estaban estreñidos.

Como podemos sospechar, el cannabis era en un elemento cotidiano en los hogares de la antigua roma.










Imágenes :
Wikimedia commons 
Gladiatrix

Fuentes:
Cannabis en la antigua Roma. I. Marín Gutiérrez 

Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia