Regalos para enamorar (Munera Amoria)


Lawrence Alma-Tadema

Desde muy antiguo el hombre ha ofrecido regalos a una mujer, para cortejarla y ganarse el amor de la mujer amada o deseada. 

Regalos de Amor

La antropología y la neuropsiquiatría modernas investigan los me­canismos que pueden determinar la atracción que puede sentir un hombre por una mujer, y de una mujer por un hombre. Según los estudios un hombre se enamora por la vista buscando juventud belleza y fertilidad. En cambio la mujer se enamora por el oído, apreciando la estabilidad, intelecto, apoyo y la ayuda que pueda proporcionarle el hombre.

Por estos estudios se puede comprobar que desde la antigüedad uno de los argumentos de seducción más utilizados por el hombre era prometer verbalmente regalos materiales (captado por el oído) presentándose como macho proveedor.

En la literatura latina podemos encontrar ejemplos de ello, por ejemplo Ovidio en diferentes ocasiones recuerda al rico que necesita para ganarse el amor de la mujer  persuadirla con regalos. 


No vengo como preceptor en materia amorosa para los ricos: ninguna necesidad tiene de mi arte quien está dispuesto a regalar. (Ov. Ars 2.161-2)

Se elogian los poemas, pero se piden buenos regalos: con tal de que sea rico, hasta un bárbaro agrada.

De oro ciertamente son estos tiempos de ahora: al oro mucho favor se concede: con oro se logra el amor.

 



Los regalos para enamorar podían ser de dos tipos: Munera magna que consistían en aceites, perfumes, joyas ricas sedas…y los Parva munera que pretendía cubrir las necesidades básicas.

De Grecia se extendió el gusto por el lujo, (recibir regalos lujosos) una moda que se extendió en el siglo II a.C. por toda Roma. De ahí saldrían amadas codiciosas que exigían a sus pretendientes costosos regalos munera magna, regalos que los menos pudientes o pobres no podían permitirse. Ahora bien esta clase de hombres menos pudientes si podían permitirse los parva munera, ofrecer regalos sencillos, demostrando que estaban dispuestos a cubrir la necesidades básicas que podían necesitar una mujer.

En este sentido Ovidio en sus textos recomienda ofrecer regalos rústicos de poco valor pero que demostrara el cariño del hombre.

No te insto a que obsequies a tu chica con un valioso regalo; entrega regalos sencillos, pero, astutamente, los oportunos de los pequeños. Cuando el campo está rebosante, cuando las ramas se comban con el fruto, que un esclavo le lleve presentes frugales en una canasta (podrás decir que los mandas de tu finca de las afueras, aunque hayan sido comprados en la Vía Sacra); Incluso con el envío de un tordo o una paloma darás testimonio de que te acuerdas de tu chica. (Ov. Ars 2.261-71).

 
Otros autores también nos dejan reflejos en sus obras como el caso de Nemeciano, Calpurnio Sículo entre otros.


Te di regalos, como los que nunca te dio el amigo Idas: un canoro ruiseñor que canta prolongadas tonadas, que, aunque puede moverse como libre, cuando se abren las pequeñas puertas de su jaula trenzada con mimbre, y sabe revolotear entre los pájaros silvestres, sabe regresar de nuevo a casa y acogerse a su morada, y anteponer su jaula de mimbre a todos los bosques. Además te envié una tierna liebre y dos palomas recientemente, los despojos de los bosques que pude conseguir. ¿Y después de esto, Dónace, desdeñas mi amor? Nemesiano. “Églogas bucólicas”




Fuentes:

AMOR Y SEXO EN LA LITERATURA LATINA Rosario Moreno Soldevila y Juan Martos (eds.)

Imágenes:

https://www.wikiart.org/es/lawrence-alma-tadema


Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia