El vino y la mujer romana

Náyade campo Varano


En la antigua Roma, el vino adquirió una importancia fundamental con implicaciones religiosas y sociales. Existía una gran variedad de vinos y todo un protocolo a la hora de elegirlos y consumirlos. Frente al libre consumo de vino por los hombres, las mujeres lo tenían prohibido, pues eran más proclives a desinhibirse bajo la influencia del alcohol.

En los primeros tiempos de Roma no se permitía beber vino a las mujeres por el temor a que si lo hacían podían perder el decoro y llegar a caer en el adulterio, lo que avergonzaría a la familia y provocaría dudas en cuanto a la legitimidad de los herederos.



Una de las grandes preocupaciones de los romanos en relación con las mujeres tenía que ver con el posible comportamiento licencioso de las mismas.En las comedias griegas y romanas las mujeres eran a menudo representadas borrachas y más proclives a entregarse a diversos vicios bajo la influencia del alcohol.



El poeta Juvenal escribió en sus Sátiras  que "Cuando está borracha, ¿qué importa a la Diosa del Amor? No puede distinguir sus ingles de su cabeza."

Según Juvenal, “¿qué escrúpulos tiene una Venus ebria?”. Opinaba que las mujeres, desinhibidas por el vino, mantenían relaciones entre sí cuando de vuelta a casa pasaban ante el altar de Pudicitia, la personificación de la modestia y la castidad: “De noche hacen detener sus literas y se orinan en él y cubren de largas chorreadas la estatua de la diosa y se montan la una a la otra a la luz de la luna”.





Museo del Bardo Túnez



“Mulier si temetum biberit domi ut adulteram puniunta”, “si una mujer bebe vino en casa, ha de ser castigada como una adúltera”.



Polibio sostiene que los romanos les prohibían beber vino a las mujeres, sólo les permitían beberlo cocido, que en su sabor parecía como un vino ligero de Agosthenes o de Creta. Podían beber las mujeres vinos condimentados como era la Murrina, mezclado con azafrán, áloe y mirra. Una ley de Rómulo prohibía a la mujer el uso del vino puro,llamado en la lengua arcaica, temetum. y establecía para ellas la absoluta abstinencia. 

Catón nos dice que no solamente se las reprendía por haber bebido vino, sino que se las castigaba con tanta severidad, como si hubiesen cometido un adulterio. Valerio Máximo nos refiere que Egnatius Matellus mató a palos a su mujer a quien sorprendió mientras tomaba vino, y no sólo nadie lo acusó, sino que ni siquiera lo reprendieron y por el contrario consideraban que su actitud era la más correcta, porque la mujer que toma vino, cierra la puerta a las virtudes y abre otra para los vicios.



Los esposos estaban amparados por la ley romana y tenían permiso legal para matar a sus esposas o divorciarse de ellas si eran sorprendidas bebiendo alcohol.

Existe otro mito que cuenta la truculenta historia de una mujer condenada a morir de inanición como castigo impuesto por los suyos por coger las llaves de la bodega.


Foto de werner Forman.



Para impedir que la mujer cometiera esta grave falta dicen Plutarco y Polibio, que ellas nunca podían guardar las llaves de las bodegas, además una costumbre muy antigua las obligaba a besar en la boca a sus parientes y a los de su marido, siempre que los viese, aunque fuera diariamente, para demostrar con su aliento, que no había bebido vino.
Por medio del ius osculi (derecho al beso), el marido besaba en la boca a su esposa para comprobar si había bebido vino.

Excepto el supuesto de que el vino consumido fuese prescrito por un médico, porque el vino también se utilizaba con fines medicinales, el castigo que recibiría la esposa que hubiese dado positivo era una paliza, el repudio e incluso la muerte.

La esposa acusada podía pedir el “contranálisis” que, lamentablemente para ella, corría a cargo de los parientes de la parte acusadora. La esposa debía echar el aliento a los familiares del marido que, seguramente, confirmarían su positivo.

Las penas para las mujeres que transgredían la ley que les vedaba el vino eran tan graves como las reservadas a las adúlteras.

Pogresivamente, ya en el s.I a.d.C, la sociedad se volvió algo más tolerante, en este sentido, con las mujeres, ya que el vino pasó a formar parte de la alimentación básica. El último divorcio registrado por esta cuestión se produjo en el 194 a C.






Fuentes :

Plutarco. Vidas Paralelas. Obra completa. Madrid: Editorial Gredos.

El vino como alimento y medicina en la sociedad romana, Carolina Real Torres

Embriaguez Y Moderación En El Consumo De Vino En La Antiguedad, Carmen Amat Flórez

Fotos :pinterest












Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia