La crucifixión romana



Roma reservaba la crucifixión principalmente para delitos contra el Estado.Era una forma de escarmiento publicitario contra agitadores, rebeldes al Imperio.


La crucifixión era un sistema de ejecución romano para esclavos, rebeldes y delincuentes. Conocemos por el Derecho romano que era una práctica muy extendida.


Para el verdadero ciudadano romano era un castigo prohibido. Debido al carácter humillante la crucifixión era una práctica vetada para los ciudadanos romanos condenados a muerte. Un noble siempre se merecía el mejor de los tratos y hasta en las ejecuciones se mantenía esa máxima. 

Pero no solo los romanos utilizaban la crucifixión como pena capital. La crucifixión surgió, probablemente, entre los persas. Alejandro El Grande introdujo la práctica en Egipto y Cártago. Parece ser que fue transmitida a los romanos por los cartagineses, y la perfeccionaron como forma de castigo y tortura para producir una muerte lenta, con máximo dolor y sufrimiento. Los griegos lo utilizaron un poco menos, pero en contadas ocasiones tampoco  se resistieron a su uso.


Existe una relación histórica entre rebelión y crucifixión.

En el año 71 a.C. Marco Licinio Craso, derrotó en Apulia la rebelión de esclavos encabezada por un esclavo llamado Espartaco, dejando sobre el campo de batalla miles de muertos, y otros 6.000 que sufrieron la pena de crucifixión entre  cuyas cruces y cuerpos adornaron la Vía Apia desde Roma a Capua como advertencia de lo que podía suceder a rebeldes potenciales. No se sabe si Espartaco murió en el campo de batalla o en la crucifixión posterior.




Tras la caída de Jerusalén en el año 70 d.C., Tito crucificaba 500 judíos al día, como menciona el historiador Flavio Josefo en el libro sexto capítulo XII de su obra la Guerra de los Judíos:

 “de esta manera, pues, azotados cruelmente después de haber peleado, y atormentados de muchas maneras antes de morir, eran finalmente colgados en una cruz delante del muro; no dejaba de parecer esta destrucción muy miserable al mismo emperador Tito, prendiendo cada día sus quinientos y aún muchas veces más; pero no tenía por cosa segura dejar libres a los que prendía; y por otra parte, tanta muchedumbre de judíos parecíale requerir más gente para hacer esto. No quiso con todo prohibirlo, por pensar que viendo esto los de la ciudad aflojarían y doblarían en terneza sus ánimos, haciéndoles ver que habían de padecer aún peormente si no se rendían”.


La flagelación, como ha manifestado Flavio Josefo formaba parte de la crucifixión romana.
Era parte del propio proceso de crucifixión con la finalidad de debilitar al condenado y acelerar la muerte en la cruz.
El  látigo o flagrum taxillatum fue un instrumento de mango corto formado por cuatro o cinco correas de piel de becerro de unos 50 cm de longitud en cuyos extremos llevaban atajadas huesos de oveja con aristas y bolas de plomo. La función de este látigo era destrozar literalmente la piel y producir hemorragias. 


La crucifixión era considerada como la forma más humillante de morir: clavado en un poste, semidesnudo, con un cartel sátiro sobre la cabeza y expuesto a la intemperie hasta que la inanición, las heridas y la asfixia acababan con la vida del reo. Además, tanto las vestimentas como pertenencias del crucificado podían ser reclamadas tanto por el centurión como por los soldados del grupo de ejecución.

A la humillación de ser expuesto a la intemperie y a la vista del público, se le suma una muerte lenta y dolorosa. En ocasiones la víctima puede tardar varios días en expirar, mientras sufre dolores, calambres, sensación de asfixia y, en ocasiones, ataques de animales. Al final, en horas o en días, la muerte llegaba en forma de paro cardiaco, o tromboembolismo pulmonar.

La crucifixión era un castigo doble pues no sólo se ponía fin a la existencia del condenado sino que además los individuos morían sin reposar los pies sobre la tierra, no obteniendo el amparo de los dioses Manes.




Fuentes :
Pérez Martin  castigo y reclusión en el mundo antiguo.

Imágenes Wikipedia 


http://redhistoria.com/la-historia-del-rito-de-la-crucifixion/#.Vt8Ay_nhDIU

Comentarios

  1. Pero los presos eran atados o clavados como Jesús?

    ResponderEliminar
  2. El término en latín para “crucifixión” incluía cualquier método en el que se utilizara un palo o poste vertical, crux simplex donde se colgaba o clavaba al condenado. Es posible, aunque no existe ninguna evidencia al respecto, que para facilitar la crucifixión simultánea de un buen número de personas y, dado lo complicado que era fijar la crux simplex al suelo, se obligara a los condenados a cargar con un travesaño (patibulum en latín) que posteriormente sería más fácil de subir al poste vertical, y de ahí la forma de cruz. Hay diferentes maneras de crucifixión.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia