La cosmética de la mujer romana

 




Una matrona romana es maquillada y peinada por sus esclavas en el tocador. Óleo por Juan Giménez Martín. Siglo XIX. Congreso de los Diputados, Madrid.


La cosmética romana la podríamos considerar  un antecedente de lo que hoy entendemos como cosmética natural. Esta cosmética se fundamenta en dos componentes esenciales: el masaje y la leche.


Cosmética 


La mujer romana dedicaba bastante tiempo a su aseo diario como podemos ver en Poenulus de Plauto .


La joven Adelfasia cuenta a su hermana sus preparativos la mañana de la fiesta de Venus:


       “Desde el alba, tú y yo solamente hemos tenido una  ocupación: bañarnos, frotarnos, equiparnos, secarnos, pulirnos, repulirnos, pintarnos, componernos; y, además, ellos nos habían dado a cada una dos criadas que se han dedicado todo el tiempo a lavarnos, a relavarnos; sin contar los dos hombros que se han derrengado llevándonos agua”.


Utilizaban ceniza caliente de cáscara de nuez  para depilarse. Se depilaban brazos, axilas, labio superior piernas.

Los dientes los pulían y emblanquecían con polvo de asta, utilizando también como dentífrico harina de cebada con sal y miel, jugo de calabaza con vinagre caliente. Para abrillantarlos masticaban raíces de anémonas hojas de laurel que  abrillantaban y robustecían los dientes.

Si recordamos que en roma se  utilizaba el amoniaco de la orina, en las fullonicas para blanquear la ropa; no nos extrañará que decidieran añadir orina para blanquear los dientes como nos deja de  testimonio Cayo Valerio Catulo:

“en el país de Celtiberia lo que cada hombre mea, lo acostumbra utilizar para cepillar sus dientes y sus rojas encías cada mañana de modo que el hecho de que tus dientes estén tan pulidos solo muestra que estas más lleno de pis.”

 

Para quitar el mal aliento hacían gárgaras con agua aromatizada, un poco perfumada, que conservaba el frescor del aliento, o chupaban pastillas de mirto y de lentisco amasadas con vino rancio, masticaban  perejil o raíces de iris…



Pintura pompeyana de una dama 


La mujer romana al igual que la griega se preocupaba para mantener una piel  blanca.

En Ars Amandi de Ovidio se pueden encontrar diversos consejos para el cuidado y adorno del rostro. 

"Sabréis también procuraros blancura en el rostro empolvándoos." Ovidio


Algunos productos a veces  resultaban un tanto repulsivos; por ejemplo, para elaborar las mascarillas faciales se utilizaban como ingredientes excrementos, placentas, médulas, bilis y hasta orines por lo que Ovidio recomendara a las mujeres aplicarse los cosméticos a solas, sin que las vieran sus amantes: 

«¿A quién no apesta la grasa que nos envían de Atenas extraída de los vellones sucios de la oveja? Repruebo que en presencia de testigos uséis la médula del ciervo u os restreguéis los dientes: estas operaciones aumentan la belleza, pero son desagradables a la vista [...] ¿Por qué he de saber cuál es la causa de la blancura de vuestro rostro?».

Se aclaraban el rostro con linimento extraído de excrementos de cocodrilo, con albayalde o con un residuo de plomo preparado en forma de pasta y que se produce en Rodas. A veces utilizan como alternativa tiza, disuelta en un ácido.

En Londres los arqueólogos encontraron un tarro romano del siglo II donde había una crema blanquecina y granulosa. Esta crema está compuesta por tres componentes: lanolina de lana de oveja sin desengrasar, óxido de estaño y almidón. El almidón suavizaba la piel y la lanolina servía de base para la mezcla. 


 

Tarro encontrado en Londres 


Otros de los cosméticos empleados para blanquear la piel era una mezcla de vinagre, miel y aceite de oliva. También se utilizaba  cataplasmas realizadas con raíces secas de melón o de compuestos con cera de abeja, el aceite de oliva, la raíz del lirio, el huevo, las setas, las amapolas, el eneldo o el pepino.

Como colorete empleaban alheña, el cinabrio o las tierras rojas, el jugo de mora o los posos de vino con minio, producto muy tóxico que provoca estragos en la piel o con un tono rojo obtenido de espuma de salitre rojo, estos últimos fueron  utilizados por las clases menos pudientes.

Colorear los pómulos con un tono rojo, muy vivo, permitía dar apariencia de salud.

Como pintalabios utilizaban colores muy vivos, frutas podridas, minio ocre procedente de moluscos.

Según el ideal de belleza romana, la mujer debía poseer grandes ojos y largas pestañas. 

Los párpados se coloreaban con ceniza o zurita dependiendo si preferían el color negro o azul. Por influencia egipcia se puso de moda la sombra de ojos verde que se elaboraba a base de polvo de malaquita.

Se perfilaban la forma del parpado y las cejas con carbón, o con pasta de hollín y sebo galena y polvo de antimonio, utilizando para ello una aguja, pequeños instrumentos recubiertos de marfil, hueso vidrio o madera.

Una de las modas femeninas en Roma era tener las cejas unidas, para conseguirlo rellenaban ese espacio entre las cejas con moscas secas machacadas. 

Para disimular las arrugas utilizaban polvo de harina y conchas de caracolas trituradas,  polvo astringente para evitar la exudación, pomada depilatoria y pasta de alubia para teñir la piel y así borrar las arrugas.

Por las noches se aplicaban una mascarilla a base de flor de harina y miga de pan diluida, huevos secos y harina de cebada machacada en un mortero con asta de ciervo, bulbos de narciso triturados, arenilla de vino, harina de trigo y miel.

Plinio el Viejo nos deja una receta para las arrugas: 

"el astrágalo (hueso del pie) de una ternera blanca, hervido durante cuarenta días y cuarenta noches, hasta que se transformaba en gelatina y se aplicaba posteriormente con un paño." 

Pero nada era mejor que el baño de leche,  Popea, esposa de  Nerón, se bañaba en leche de burra y utilizaba una mascarilla facial compuesta por una mezcla de leche  y una pasta que reforzaba  el efecto beneficioso de la leche.

Para disimular las manchas, la mujer romana utilizaba una mascarilla de hinojo, mirra perfumada, sal incienso, pétalos de rosa y jugo de cebada, y para alizar la piel un compuesto de altramuces, trigo, cebada, harina de yero y nabo silvestre.

Estos cosméticos se podían encontrar en los mercados, se vendían en pequeños recipientes de terracota, vasos de vidrio, si eran espesos en pequeños cofres de madera.

Según Propercio, estaba muy difundida la moda de que las mujeres se marcasen las venas de las sienes en azul.

Marcial, en uno de sus epigramas, se burla de cierta mujer que se «acuesta sumergida en un centenar de mejunjes», con un rostro prestado (el de la mascarilla), y que «le hace un guiño con el entrecejo que saca por la mañana de un bote»; era demasiado vieja para enamorar a nadie.

Caja de maquillaje de madera y marfil. siglos II-III. Museo Arqueológico Nacional, Nápoles.

Artículo relacionado.

Cuidado personal de la mujer romana


Fuentes;

La vida cotidiana en Roma en el apogeo del Imperio. J. Carcopino

Sátiras de Juvenal. Trad. M. Balasch






Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia