El sistema escolar romano

Mujer educando a su hijo. Fresco de Pompeya


En los primeros tiempos de Roma la educación se desarrollaba dentro del ámbito privado. La madre era la maestra hasta que el niño cumplía los siete años; ella era la encargada de la educación de los hijos. Contaban con la ayuda de nutrix, ayas, ayos y pedagogos, y algún pariente próximo femenino abuelas y tías podrían también involucrarse. 

A partir de los siete años, los niños, pasaban al control paterno y era el padre el que se encarga de la educación de los hijos varones, mientras que las niñas siguen al cargo de las madres que las formaran como fututas esposas y madres.

 Escuela.

En la antigua Roma era diferente el acceso a la educación de niños y niñas. La mayoría de los autores clásicos muestran desinterés en hablar de la educación del menor sobretodo de las niñas.  

La mayoría de la población contaba con escuelas mixtas donde aprendían matemáticas básicas y letras, esta educación estaba enfocada a libertos, ingenuos y a hijos de esclavos que contaran con un interés especial de sus amos.

Los niños desde los siete años acudían a estas escuelas, siendo además la única formación pública y accesible para las niñas.

Para ser profesor no existía ninguna formación  ni requisito para ponerse al frente de una clase sobre todo de menores. La enseñanza era un negocio privado, y los que se dedicaban a ella muchas veces carecían de vocación era un medio para subsistir.

La baja preparación de los maestros daba malos resultados a  los alumnos, por lo que Quintiliano subrayaba la necesidad de encontrar buenos maestros. Denuncia que muchos docentes intentan conseguir el respeto de sus alumnos con duras disciplinas y se olvidan de que el maestro debe respetar y tratar a sus alumnos como si fueran hijos suyos. También algunos alumnos maltrataban a sus maestros los golpeaban y recibían además falta de respeto de los padres menguando su autoridad como docente.

Paedagogus griego llevando al niño a la escuela.


El litterator o primus magister se encargaba de estos ludos, o escuelas, la ubicación de estas escuelas estaba en lugares modestos, como un  porche o la casa del mismo maestro.

“Dentro de la ciudad (Tusculum) se encontró con que las puertas de las casas que se hallan abiertas y todo tipo de cosas expuestas para la venta en los puestos; todos los trabajadores ocupados en sus tareas respectivas, y las escuelas resonando con el tarareo de las voces de los niños que aprendían a leer…” (Tito Livio, VI, 25)

El sueldo de estos profesores sería bastante modesto. En el  edicto de Precios de Diocleciano, se le atribuye un sueldo de 50 denarios mensuales por alumno, cifra indudablemente muy inferior a la de un carpintero o albañil.

Aunque Plutarco nos menciona a Espurio Carvilio (234 a.C) fundador de la primera escuela, ya existían escuelas en el siglo V-IV a.C.

Marcial nos deja testimonio de un maestro odiado por sus alumnos y alumnas por sus métodos violentos de enseñanza, castigos físicos y humillaciones

¿Qué tienes tú que ver con nosotros, criminal maestro de escuela, cabeza odiosa para los niños y las muchachas? Todavía los gallos de altiva cresta no han roto el silencio y ya truenas con cruel murmullo y azotes. Tan profundamente resuenan los bronces al ser golpeados los yunques, cuando un obrero coloca a un abogado en la grupa de un caballo; más moderadamente se enfurece el griterío en el gran anfiteatro, cuando el grupo de sus partidarios anima a un escudo vencedor: los vecinos te pedimos dormir, no toda la noche: estar despierto no tiene importancia, pero estar despierto permanentemente es mortal. Deja marchar a tus alumnos. ¿Quieres, charlatán, recibir por callar lo mismo que recibes por gritar? (Marcial, Epig. IX, 68)


Maestro castigando a un alumno con azotes en posición catomus (sobre los hombros) en una clase en el foro. Grabado del siglo XIX ac reproduciendo un fresco de Pompeya 


Tito Livio habla del intento de violación y muerte de Virginia cuando esta se dirigía a la escuela situada en el Foro. Lo que refleja que las niñas asistían de manera regular a la escuela.

Las familias más apoderadas contaban con Paedagogi normalmente esclavos o libertos  en sus casas que se encargaba de la educación de sus hijos. Dependiendo de su especialización podrían tener precios elevados si eran esclavos o cobrar un salario elevado si eran libertos.

Posteriormente los niños podían proseguir sus estudios en una schola, con grammaticus como educación secundaria
A partir de los 16 años como formación superior estudiaban oratoria, retorica con un rethor que contaba con un prestigio social  y salario elevado. Estos rethores podían ser también profesores particulares.

El poeta Juvenal nos dice que  Quintiliano podría cobrar hasta 2.000 sestercios anuales por alumno.

“En medio de estos gastos, a Quintiliano bastarán, como mucho, dos mil sestercios: ninguna cosa costará menos a un padre que su hijo .

La escolarización en Roma no estuvo reglada ni organizada en cuanto a edades de obligatoriedad y acceso.  Aunque si se tenía cierta idea de una necesidad básica de educación para que los ciudadanos alcanzaran cierta cultura general y adecuada trasmisión de normas y valores.

Aunque la educación básica se considerada necesaria para todos, la superior estaba encaminada, a la carrera pública y política, por lo que se consideraba innecesaria en las mujeres.

La educación filosófica y literaria de las mujeres  no estaba prohibida pero se consideraba inútil y moralmente dañina, todo ello con la temprana edad de matrimonio la educación de las niñas se enfocaba a ser una buena ama de casa, madre y esposa ejemplar. 

Algunos filósofos como Musonio Rufo (S:IV) intentaron igualar la educación de hombres y mujeres  y fue inútil. Se partía del convencimiento de no poder igualar el intelecto de ambos por la inferioridad intelectual femenina.




Muchas mujeres no se resignaron a hilar solo la lana en sus hogares pero han sido silenciadas por la historia. Unos pocos testimonios literarios, epigráficos, materiales y noticias vagas quieren dar voz a estas mujeres. 

Fuentes:


La mujer y el trabajo en la Hispania prerromana y romana. Alfaro, Carmen

Education in Ancient Rome Bonner, Stanley

Imágenes:

Pinterest

Commons wikipedia

Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Colaboro con:

Colaboro con:
Sergio Alejo Gómez

Colaboro con:

Colaboro con:
Lignum en Roma

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia