La inmigración en Roma ( incola )




En ocasiones encontramos en las fuentes el término incola, utilizado bastante en la acepción común de ‘habitante’, en sentido despectivo como forastero a Roma, es decir, como inmigrante. Para el  jurista  Sexto Pomponio, el término incola estaba estrechamente ligado al término domicilium. Por consiguiente, calificaba como incola a aquella persona que adoptaba el domicilium del lugar donde se había trasladado siendo diferente su origen.

Los incolae eran en definitiva los residentes trasladados, es decir, los individuos que trasladaban su propio domicilio a una nueva ciudad o territorio.

Debido a las conquistas que se multiplicaron por las guerras desde el comienzo del S. II, se provocó un  gran aflujo de esclavos a Roma, por lo que en pocas décadas la superpoblación de Roma alcanzo consecuencias  catastróficas: el hambre se volvió  endémico; la población desempleada, ociosa y desarraigada, comenzó  a crear problemas económicos, sociales y policiales.

Hay pocos ejemplos, en la Antigüedad o en la historia contemporánea, de una ciudad cuya población haya  crecido tan desmesuradamente en pocos años como  la Roma del Siglo II A.C.


Es difícil calcular la cantidad de habitantes de una ciudad antigua. las cifras de los censos, que tenemos en el caso de Roma se refiere a la  cantidad de ciudadanos romanos en edad de portar armas, lo que elimina a las mujeres, los niños, los extranjeros, los esclavos, es decir a la amplia mayoría de los habitantes de la ciudad.



Algunas personas se mudaban a Roma para encontrar trabajo, educación o una vida mejor, aunque muchos llegaban a la ciudad obligados para trabajar como esclavos.Sabemos por los registros históricos que la escala de la esclavitud en el Imperio Romano superaba en gran medida la cantidad de inmigrantes voluntarios. Aún así, la esclavitud en la antigua Roma era a menudo una condición legal temporal, ya que la manumisión de esclavos era algo habitual.


El equilibrio de la sociedad romana se derrumba ante la llegada masiva de extranjeros de variadísimo origen. No dejan de afluir desde fines del Siglo III A.C. toda clase de hombres, mujeres y niños provenientes de toda Italia. La investigación de un pretor permite localizar a 12.000 "falsos ciudadanos", que son devueltos a sus ciudades natales.

La escena se reproduce nueve años después: en 178, las ciudades regidas por el derecho latino se quejan de que sus habitantes las abandonan en gran número para instalarse clandestinamente en Roma, donde por diversos medios ilegales logran hacerse inscribir con sus hijos como ciudadanos romanos.

Los historiadores están de acuerdo en que a fines de la República la población de Roma se eleva a casi un millón de individuos. Las autoridades romanas se veían inermes frente a la inmigración "salvaje”, por lo que  se hace urgente, por motivos de seguridad policial, reducir la cantidad de habitantes, existen  decretos que ordenan la exportación masiva de varios millares de miserables.  Por más precauciones que se tomen para alejar lo más posible de Roma a esos "exiliados", y evitar que vuelvan inmediatamente, los resultados son nulos. Vuelven, y aumenta inexorablemente la cantidad de habitantes.

Entre los siglos I y II, en Roma sólo se registró un episodio de expulsión en masa de los extranjeros: en el año 6, a causa de una terrible carestía, Augusto ordenó expulsar de Roma a todos los esclavos en venta, a los gladiadores y a todos los extranjeros a excepción de los médicos, los maestros y una pequeña parte de esclavos.






Fuentes:

Los bajos fondos de la antigüedad Catherine Salles
http://anatomiadelahistoria.com/2014/02/ser-extranjero-en-la-antigua-roma/

Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia