El escándalo de Clodio.


 “La mujer del César no solo debe ser honrada, sino además parecerlo”


 El escándalo de Clodio.

Un día del mes de diciembre del año 62 a.C. se celebraba en casa del pretor Julio César los misterios de la Bona Dea unos rituales en los que participaban solo las mujeres nobles de Roma y a los que les estaba prohibida la entrada a todos los hombres. La prohibición era tan estricta que en los alrededores no podía haber ni animales machos.
La esposa de Julio César Pompeya y su madre Aurelia  fueron las responsables de los ritos. Era todo un honor para una matrona romana ser elegida para dirigir el ritual en el que las mujeres romanas aseguraban la consolidación de la pax deorum, el equilibrio entre los mortales y los dioses para asentar la prosperidad del Imperio.
Aurelia, la madre de Julio César, ejercía de anfitriona del resto de las mujeres nobles. Aunque habría tenido que ser Pompeya. Todo estaba dispuesto para los ritos cuando una figura encapuchada se deslizó dentro  de la casa del pontífice máximo Iba vestida como una tañedora de cítara, con el cabello y el rostro cubiertos para evitar ser reconocida.






Esa figura era nada más y nada menos que Publio Clodio personaje polémico de Roma en el siglo I a.C.
Publio Clodio, vestido de mujer, profanó de forma irremediable los ritos en honor de la Bona Dea. Fuentes antiguas  afirman que Clodio mantenía relaciones  con Pompeya, aunque nunca se  ha podido aclarar.
Una sirvienta de Pompeya que encontró a Clodio por los pasillos así vestido le invitó a bailar pensando que se trataba de una mujer, hasta que por fin se  descubre su verdadero sexo.
Los romanos eran muy estrictos con mantener la  pax deorum por lo que el acto fue un gran atrevimiento, un grave sacrilegio que se convertía en una gran amenaza para Roma y debía ser expiado.
Aurelia y el resto de mujeres informaron a sus esposos, que de inmediato presentaron una denuncia contra Clodio en los tribunales.

El escándalo fue mayúsculo, y, según Plutarco:

 "al día siguiente corrió por toda la ciudad la noticia de que Clodio había cometido un sacrilegio, por el que debía pagar no sólo ante los ofendidos, sino también ante la ciudad y los dioses".

Clodio era un noble patricio, y su familia, además de poseer una enorme fortuna, tenía conexiones con la mayor parte de los aristócratas que formaban parte de los jurados. Clodio  para defenderse afirmó que el día de los ritos de la Bona Dea no se encontraba en Roma. Sin embargo, Marco Tulio Cicerón declaró en su contra, desmontando la coartada del joven.


Fresco del siglo XIX muestra el discurso del cónsul Cicerón, partidario de ejecutar a Catilina. Palacio Madama, Roma.




Cicerón describe, en primer lugar, el suceso, y lo hace con brevedad y cierta uis comica: Clodio aparece como uno de esos amantes de comedia pillado in fraganti, vestido como una mujer. 
A continuación, emite su propio juicio moral en forma de premonición y aviso para el futuro: 
Con su acción Clodio ha demostrado ser una verdadera amenaza para el Estado.

Cicerón utiliza la metáfora  de la tempestad, el huracán que se abate sobre la nación.
De esta forma, confiere a la tropelía de Clodio el rango de calamidad pública. Cicerón siempre con la inevitable exageración como lo que en realidad fue, la gamberrada, la aventura galante, un tanto subida de tono, de un joven aristócrata, Cicerón la llama crimen,atrevimiento,y audacia.

Cicerón


Cicerón resume en dos los cargos principales contra Clodio: en primer lugar, haber presenciado una ceremonia religiosa de carácter secreto, prohibida por completo a los hombres; segundo, haber intentado cometer un adulterio en su transcurso.
Clodio es descrito como un enemigo de la religión y, en el extremo opuesto y en el tono más irónico posible, como un fanático, que se mezcla incluso en ritos y ceremonias propios de mujeres.


Cicerón declaró con honradez, y Clodio nunca se lo perdonó. Cuando Clodio llegó a ser tribuno de la plebe se vengó de  Cicerón por la  declaración del  caso de la Bona Dea. El orador fuera condenado por haber ejecutado a los cómplices de Catilina sin juicio previo, fue exiliado  se  confiscaron sus bienes  y su casa fue  destruida.
A pesar de la declaración de Cicerón y de varias mujeres Clodio fue absuelto de todos los cargos tal vez por la gran influencia y el dinero de su familia, su sacrilegio quedó impune.
Uno de los escándalos religiosos más importantes de la República romana sólo sirvió para demostrar lo corrupto que era el sistema.

Pompeya si fue víctima de las habladurías,aunque ella juró  y perjuró su inocencia y que nunca se había acostado con Clodio , el rumor estaba extendido por toda Roma.
Por ello César  se divorció  de Pompeya, cuando ella le pidió explicaciones César le dijo:
La mujer de César no solo tiene que ser honrada, sino además parecerlo.







Fuentes:
https://es.wikipedia.org/wiki/Pompeya_(esposa_de_Julio_C%C3%A9sar)#/media/File:Pompeia-Q_P.jpg
























































Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia