Mulas en el ejército romano

 
Mosaico romano 

La Mula 

Un animal no reconocido, muchas veces dejado a la sombra de su primo el caballo, el mulo parece ser uno de los animales más utilizados para el transporte de mercancías, pero también para el transporte de civiles, ya sea a través de un enganche o una silla de montar.


El ejército romano aprovecho las mulas por las  peculiaridades del animal.


Por el parecido con los caballos  la mula se utilizó de forma táctica: 

El dictador Cayo Sulpicio (IV a.C.) desató 1000 mulas y las hizo montar por sirvientes del ejército (calones) para asustar a una amenazante columna gala que se divisaba en  la distancia. César utilizará la misma estrategia 300 años después durante el asedio de Gergovia (Guerras de las Galias).

En la columna de Trajano podemos ver el papel decisivo que desempeño el burro en las campañas militares. 

Detalle de la columna de Trajano


La mula es un animal de carga, sobrio y robusto capaz de actuar en cualquier terreno y sea cual sea el clima, la mula va prácticamente a todas partes a diferencia de los carros y las columnas pueden utilizar diferentes recorridos para mayor seguridad.

Puede transportar equipos, participar en el apoyo logístico de las legiones entregando suministros de trigo y municiones (flechas, pila, madera para escudos, repuestos para artillería, etc.).

Normalmente se utilizaba para el transporte de forraje aprovisionamiento de las tropas, de la impedimenta de los legionarios romanos mediante fardos, también se utilizaban los mulos en movimientos de artillería en el campo de batalla.(escorpiones montados en una camilla con arneses).

Cada mula soportaba  de 100 a 150 kg Así, cada mula de la legión podía llevar de 80 a 130 kg de carga útil dependiendo de su tamaño la dificultad y la duración de la etapa prevista.

Por lo tanto, serían necesarias dos mulas para llevar todo el equipo colectivo de un grupo de ocho legionarios.

Carro tirado por dos mulas. Museo de Estrasburgo 

La legión incluye de 600 (legión cesárea) a 640 contubernia (legión flavia), por lo que utiliza de 1200 a 1280 mulas para transportar el material colectivo de grupos de ocho hombres.

Los carros de cuatro ruedas eran  tirados por dos mulas que  podían transportar hasta 650 kg de carga útil.
La destrucción de un carro representaba una pérdida de 2 mulas y de 400 a 650 kg de equipo o alimentos. La desaparición de una mula resultaba una pérdida de 80 a 130 kg de herramientas o trigo.

Era necesario de 1.700 a 1.800 mulas en servicio para una legión, y  seguramente esa es una cifra baja muy por debajo de la realidad.

Muchos textos relatan el uso de estas tripulaciones y subrayan sus inconvenientes:

Suetonio (Tiberio, 18) da testimonio de su uso en Germania y describe a Tiberio obligado a comprobar constantemente la naturaleza y el peso de la carga.

Dion Cassius describe las legiones de Varo cargadas con "un gran número de carros y bestias de carga como en plena paz" (Roman History, XLI, 20, 2). Estigmatiza el papel dañino de tales trenes, demasiados en las columnas, durante el desastre de “Teutoburgo” en el 9 d. C. J.- C. (Historia romana, LXI, 21, 1).

Hay testimonio de su uso por Trajano, durante las guerras partas (114-117) para transportar sus barcos, fabricados en los bosques de Nisibe, al Tigris (Historia Romana, LXVIII, 26, 1).

Herodes (Historia romana, 7, 8, 10) expone su uso durante la marcha de 300 millas (480km) llevada a cabo por las tropas de Maximino en la Tracia, entre Sirmio y Aquileia, en 238. Destaca el interminable avance de columnas "con extrema lentitud, por la gran cantidad de vagones y víveres que se iban a recoger por todo el camino”.

En el campo de la arqueología se ha arrojado nueva luz al papel que desempeñaba la mula en el contexto militar. En Kalkriese o Weissenburg en Alemania se han descubierto esqueletos enteros de mulas que permiten recrear los arneses, campanas y otras decoraciones que llevaban estos animales durante las marchas militares. 

“Por no hablar de los sirvientes del ejército que siguieron en gran número y que deben ser incluidos en los combatientes porque participan en el entrenamiento militar. En tiempos de paz, se les asocia con las maniobras militares de sus amos y en la guerra, comparten sus peligros, de modo que no ceden a nadie en la experiencia y en la fuerza, excepto a sus amos”(Flavius ​​Josephus, La guerre del Judíos, 4, 2, p. 310)

La mula es el héroe silencioso de todas las guerras y el avance de cada tropa siempre se realizó al paso de este notable animal.

Si os interesa el tema os paso el enlace de un muy interesante blog amigo sobre la historia de los equínos:


Fuentes:

Logística del ejercito romano. Pau Valdés Matías 


Historia viva y reconstrucción histórica del siglo I d.C.

Legion VIII Augusta




Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia