GLADIATRIX EN LA ARENA EN LOS MEDIOS

GLADIATRIX EN  LA ARENA EN LOS MEDIOS
Entrevistas y colaboraciones en radio, You Tube y webs.

Libros sobre la antigua Roma

Libros sobre la  antigua Roma
Para saber más pinchar imagen

El triunfo romano

Francis William Topham

La celebración del Triunfo Romano fue por excelencia una demostración de la fuerza y el poder del imperio.

El triunfo romano
 

El más alto honor que podía alcanzar un romano, era celebrar un triunfo. Estas espectaculares procesiones celebraban las victorias militares de Roma, el coraje de los soldados y los favores de los dioses.  

Al triunfador, se le concedía una gran procesión por Roma. El fastuoso desfile de prisioneros y tesoros seguramente garantizaban la eterna fama del general. Con el tiempo, el triunfo se convirtió en una importante  herramienta de la manipulación de  la política romana.

Roma a lo largo de los siglos evolucionó, a medida que su imperio crecía, los reyes fueron reemplazados por cónsules que a su vez eran usurpados por emperadores, pero el triunfo siguió siendo una constante. El significado de la ceremonia nunca flaqueó. Puede que aumentara en escala, involucrando a más prisioneros, escenarios más espectaculares y un botín cada vez más extravagante, pero su significado ideológico perduró. Más aún, el concepto de triunfo ha sido tomado, imitado y adaptado por sucesivos imperios y sociedades como una proclamación pública del poder marcial.


Los Fasti Triumphales

En los Fasti Triumphales, un calendario que registra a los romanos a quienes se les concedió un triunfo, se respalda la opinión de Plutarco, de que fue Rómulo, el mítico fundador de Roma, el primero en disfrutar de un triunfo.

El calendario se presenta en cuatro pilastras, cada una mide alrededor de 3’35 metros de altura. Cronológicamente, comienzan con Rómulo y, con algunos espacios, continúan hasta el 19 a. C. Se cree que estos Fasti fueron grabados en el año 18 a. C. durante el reinado de Augusto, y es posible que originalmente se hicieran para adornar el ahora perdido Arco de Augusto en el Foro. Esto significa que efectivamente Augusto fue el mayor de todos los triunfadores. 

Fasti triumphalis.


En el museo capitolino de Roma, edificado sobre el antiguo templo de Júpiter, se encuentran los fasti triumphales, unas placas de piedra en las que están inscritas los triunfos que fueron otorgados por el senado romano a los cerca de doscientos generales romanos, desde el triunfo de Rómulo sobre los caeninenses en el 752 a.c. hasta el triunfo obtenido por el cónsul gaditano Lucio Cornelio Balbo en africa, en el año 19 a.c.

En el triunfo desfilaba un general victorioso que marchaba por las calles de la capital. Tradicionalmente, el Senado conservaba el derecho de otorgar este honor a un general, aunque esto cambió en época del emperador Valerio Máximo, quien afirmó que un general solo podía realizar un triunfo si había matado al menos a 5.000 soldados enemigos en una sola batalla.

Cuando se le concedía un triunfo, el general victorioso se ponía una toga especial (toga picta) y encabezaba una deslumbrante procesión por Roma. Entraba a la ciudad por la Porta Triumphalis, probablemente situada en el Campo de Marte. Luego recorría la ciudad y atravesaba el Foro, antes de dirigirse al Templo de Júpiter Óptimo Máximo en la Colina Capitolina. Allí se hacían sacrificios a la deidad principal de los romanos en agradecimiento.

Aparte de una demostración de fuerza y favor divino para Roma, el triunfo romano era una oportunidad de realizar ostentosas demostraciones de riqueza. Los trofeos que capturaban los romanos eran enviados a la capital como testimonio de su victoria.

Tito Livio nos ha dejado testimonio del botín capturado en Macedonia por Emilio Paulo en 168 a. C. es solo un ejemplo particularmente evocador de otros muchos: “estatuas, cuadros, tejidos, artículos de oro, plata, bronce y marfil elaborados con consumado cuidado”.

El impacto en Roma fue asombroso, ya que el imperio experimentó una especie de revolución cultural, influenciada por los gustos artísticos importados durante los triunfos. Entre ellas se encontraban espectaculares estatuas de bronce y mármol.

Representación del triunfo de Roma. Antiquities of Roma 1731

En los triunfos no solo se exhibían materiales, sino también personas. Los prisioneros de guerra desfilaban por las calles de Roma El máximo premio romano sería tomar como rehén al líder enemigo para exhibirlo en Roma antes, muy probablemente, de ser ejecutado. Este es el destino que Cleopatra intentaría evitar, según Horacio, entre otros, y el destino que supuestamente soportó Zenobia durante el triunfo de Aureliano en el siglo III.

El triunfador, sin embargo, tenía que asegurarse de que sus victorias parecieran lo más magníficas posible, era probable que estos nobles prisioneros destacaran por su dignidad.

En el triunfo existía el riesgo de que el prisionero eclipsara al triunfador. El exotismo de los prisioneros y su inútil coraje al resistirse a Roma podían convertirlos casi en las figuras centrales de las procesiones.
El triunfo fue una institución competitiva. Para el triunfador, era una oportunidad muy valiosa para hacer valer su excelencia. También, gracias a la incautación de grandes cantidades de botín, fue su oportunidad para hacerse valer.

En los triunfos republicanos, a menudo se podía ver a los generales exitosos intentando superarse unos a otros en escala y espectáculo mientras buscaban adquirir cada vez más prestigio político. Esto podría incluso trascender a la mortalidad.

Según Cicerón, tener un triunfador entre los antepasados era importante.

El más famoso de los triunfos republicanos fue también uno de los últimos. En el año 61 a. C., coincidiendo con su cuadragésimo quinto cumpleaños, Pompeyo el Grande celebró un triunfo tan exorbitante en riquezas y cautivos que tardó dos días en completarse. El triunfador procesó por las calles de Roma acompañado por sus enemigos derrotados. Entre ellos se encontraban los jefes piratas, la familia del rey Tigranes de Armenia, Aristóbulo, rey de los judíos, y la hermana y los hijos de Mitrídates, rey del Ponto.

La transformación de República a Principado bajo Augusto alteró decisivamente el triunfo como institución romana. Augusto, políticamente inteligente, identificó rápidamente la amenaza de la gloria militar; Si un hombre adquiriera demasiada popularidad entre las legiones, podría desafiar al emperador. En el año 28 a. C., había bloqueado el triunfo de Marco Licino Craso el Joven. A partir de entonces, todos los triunfos se obtendrían en nombre del emperador, reflejando su imperium (poder) supremo.

Para los emperadores, la procesión triunfal era un medio de legitimar su poder a gran escala. Los elaborados espectáculos les proporcionaron los medios para comunicar su dominio sobre el mundo y su mando de las legiones al pueblo de Roma. Varios emperadores celebraron triunfos, entre ellos Claudio, por su conquista de Gran Bretaña, Vespasiano y Tito, por sus victorias en Judea, y Trajano, por sus victorias en Dacia. Sin embargo, su número disminuyó significativamente y fue reemplazado por varias ceremonias diferentes que expresaban lealtad al emperador de diferentes maneras, como por ejemplo discursos retóricos que alardeaban de las virtudes del emperador.

Teodosio el Grande celebró un triunfo de la manera tradicional en el año 389 tras derrotar al usurpador Magnus Maximus. 
Normalmente, los historiadores consideran que el triunfo de Belisario, el general de Justiniano, es el último triunfo "romano".


Fuentes:

EL TRIUNFO ROMANO
UNA HISTORIA DE ROMA A TRAVÉS DE LA CELEBRACIÓN DE SUS VICTORIAS
MARY BEARD

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Entrevista de Divulgadores de la historia a la creadora de Gladiatrix en la arena.

Entrevista de Divulgadores de la historia a la creadora de Gladiatrix en la arena.
Para leer la entrevista pinchar imagen

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Página de autor

Página de autor
Maribel Bofill

Colaboro con:

Colaboro con:
Lignum en Roma

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Colaboro con:

Colaboro con:
Sergio Alejo Gómez

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia