La Decimatio




En  el ejército romano había una estricta y rigurosa disciplina, el general tenía el poder de ejecutar a cualquier soldado bajo su mando.

Existían toda una clase de casos por faltas graves de disciplina que comportaban una inminente ejecución.

Los casos más severos terminaban con la pena capital.

En los motines, rebelión o extrema cobardía de una cohorte se aplicaba el diezmo.



El diezmo consistía en aislarla del resto de la legión y dividirla en grupos de diez soldados. Dentro de cada grupo se echaba a suertes quién debía ser castigado, independientemente de su rango dentro de la cohorte. Se elegía a uno que debía ser castigado por los nueve restantes, generalmente por lapidación o por golpes de vara.

La decimatio tenía un carácter ejemplar.

Los supervivientes eran obligados a dormir fuera del campamento, lo cual era más peligroso en época de guerra y, en ocasiones eran obligados a renovar el juramento militar.(sacramentum),para garantizar que no habría una futura rebelión.

Debían disponer sus tiendas en el exterior del campamento, fuera de la protección de las murallas y de los dioses, y dormir allí. Se les asignaba cebada en vez de trigo para alimentarse.

Si era toda una legión la que se rebelaba, ésta era disuelta. Pero si tras haber desertado sus hombres, la mayor parte de ellos volvían a filas, la unidad desaparecía, pero los componentes más responsables, no eran expulsados, sino degradados y redistribuidos en otras unidades.






Valerio Máximo recuerda que en los tiempos de la República, los castigos contra la disciplina debían se ejemplares: En el año 271 a.C.por orden del  comandante Marco Caesio, fueron decapitados cincuenta soldados por día, prohibiendo expresamente que nadie les diera sepultura y que nadie llorara su muerte.

Dos de las legiones de Marco Craso durante la rebelión de Espartaco (72 a.C.) desobedecieron sus órdenes directas no enfrentándose al enemigo y como resultado, sufrió una terrible derrota. Craso ante tal desobediencia, reunió a las dos legiones y sacó a todo décimo hombre mientras caminaba a través de las filas. Cada individuo seleccionado fue golpeado hasta la muerte por sus nueve compañeros.

El resto de supervivientes sufrió una pena más simbólica, pero muy peligrosa sobretodo en época de guerra y sobre la cual no tenían la oportunidad de apelar.
Dormir fuera del campamento.






Fuentes:
Perea Yebemes, el soldado romano, la ley militar y las cárceles.

Pérez Martin  castigo y reclusión en el mundo antiguo.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Soy Miembro de.

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia