Fiestas Saturnales

Danza antigua E. Delcroix

La Saturnalia, la festividad con la que los romanos celebraban el solsticio de invierno, representaba para ellos un tiempo de paz, en el que las familias se reunían en torno a una mesa, jugaban o incluso intercambiaban regalos de forma parecida a lo que hoy conocemos como el amigo invisible.


Las Saturnales estaban consagradas al dios Saturno y se celebraban del 17 al 23 de diciembre  en honor a Saturno. En este mes de diciembre, se celebraba con velas y antorchas el fin del período más oscuro del año y el nacimiento del nuevo periodo de luz, o nacimiento del Sol Invictus, coincidiendo con el solsticio de invierno.

En sus más remotos orígenes, las Saturnales celebraban la finalización de los trabajos del campo, una vez concluida la siembra efectuada durante el invierno, cuando toda la familia campesina, incluidos los esclavos domésticos, tenían ya tiempo para el descanso y el ocio.

El día oficial de la consagración del templo de Saturno en el Foro romano era el 17 de diciembre, pero la festividad era tan apreciada por el pueblo que de forma no oficial se festejaba también a lo largo de los seis días posteriores, hasta el 23 de diciembre. César la aumentó dos jornadas, Calígula le añadió un día más llamándolo día de la juventud y Domiciano la estableció en un ciclo de siete días, constituyendo desde entonces hasta su prohibición una de las feriae más importantes de Roma.



Pintura de Pompeya

Que nadie tenga actividades públicas ni privadas durante las fiestas, salvo lo que se refiere a los juegos, las diversiones y el placer. Sólo los cocineros y los pasteleros pueden trabajar. Que todos tengan igualdad de derechos, los esclavos y los libres, los pobres y los ricos. No se permite a nadie enfadarse, estar de mal humor o hacer amenazas. No se permiten las auditorías de cuentas. A nadie se le permite inspeccionar o registrar la ropa durante los días de fiestas, ni practicar deportes, ni preparar discursos, ni hacer lecturas públicas, excepto si son chistosos y graciosos, que producen bromas y entretenimientos.
( relato de Luciano de Samosata )

En Saturnalia no se podía juzgar ni ejecutar a nadie, se paraba la guerra, no había escuela y se producían una serie de manifestaciones públicas y privadas para recordar a Saturno como un dios bueno que propició la paz y la bondad entre los hombres.

Los romanos decoraban sus casas  para la ocasión, encendían velas y antorchas y adornaban los árboles que tenían en huertos y jardines con figuras de soles, estrellas y lunas, así como con bolas de lana que "simbolizaban la bondad y los frutos del campo".

Se sentaban los esclavos a la mesa y los amos eran quienes les servían, en una "inmersión social"  eran liberados de sus obligaciones y cambiaban sus tareas con las de sus dueños: el señor actuaba como esclavo, el esclavo como señor.

En la celebración privada, se intercambian regalos, unas pequeñas figuritas de barro que simbolizaban los buenos deseos y que se entregaban unos a otros en forma de sorpresa.
Los elementos en torno a los cuales giraba la inversión de papeles que caracterizaba a este periodo, eran la institución del rex saturnalicus. Entre  los esclavos se elegía al rey de las Saturnalia, que era quien encontraba un haba en la comida y cuyas órdenes debían obedecerse.



Los amos lucían  los pillea (gorros puntiagudos)  y ofrecían un banquete a los esclavos que luego compartían con ellos, y finalmente intercambiaban regalos como señal de la aceptación de la igualdad.

La práctica de enviar obsequios durante las Saturnalia estaba muy extendida en Roma. Tenemos testimonios como el de Marcial que no sólo nos confirman que los esclavos recibían regalos de sus señores, sino que incluso ellos mismos podrían obsequiar a los amos.

recreación de saturnales Chester 2012


Era tradicional intercambiarse cerei (candelas de cera) durante las Saturnales, y fabricar estatuillas de arcilla (sigilla) con las que los hombres realizan expiaciones (piaculum) para sí mismos y por los suyos a Saturno.

Los juegos de azar estaban prohibidos en Roma por la denominada lex talaria. Sin embargo, y pese a dicha prohibición, su práctica se extendió durante la celebración de las Saturnales. La costumbre de apostar nueces en vez de dinero permitiría a los esclavos participar en el juego en pie de igualdad con sus amos, dado que no conllevaba ni pérdidas ni ganancias.


    El calendario de Fiocalo (del año 336 d.C.) nos muestra, entre otros motivos, una mesa de juego con dados y cubilete y        debajo la siguiente inscripción: "Ahora, esclavo doméstico, puedes echar una partidita con tu señor"


Fuentes:

http://penelope.uchicago.edu/~grout/encyclopaedia_romana/calendar/saturnalia.html.
Los romanos. Su vida y costumbres; E. Ghul & W. Koner. 
Vida cotidiana en la Roma de los césares; Amparo Arroyo de la Fuente.


Fotos pinteres

Comentarios

  1. ¿Qué citas bajo la pintura de Pompeya?

    ResponderEliminar
  2. QUE AUTENTICAS LAS COSTUMBRRES ROMANAS,AUN CONSERBAMOS MAS DE LO QUE NOS CREEMOS.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Soy Miembro de.

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia