Las comadronas. ( obstetrices) antigua Roma

Relieve con la escena de un parto con la presencia de obstetrices 


Uno de los pocos  trabajos permitidos para la mujer romana,era el de comadrona, aunque no demasiado valorado, era bien conocido en el mundo antiguo. Se trataba de uno de los  trabajos más extendidos desempeñados por las mujeres, por la atención y cuidado de la población femenina.

Las obstetrices (comadronas) eran mujeres autodidactas, sin ninguna preparación, entrenamiento, o educación especial. Ejercían la obstetricia siguiendo las normas establecidas por la tradición oral a través de las enseñanzas de las parteras  más antiguas, y de su propia experiencia, según parece, debían ser madres antes de ejercer como parteras.

Su  función consistía en atender a las mujeres durante el parto. Las familias romanas más pudientes contaban con esclavas parteras, que  atendían los partos de las esposas o hijas del  dominus y  también ayudaban en el parto a otras esclavas.


Relieve en terracota procedente de la tumba de una comadrona. En la imagen podemos ver la labor de la comadrona y su ayudante, así como constatar el empleo de la silla obstetricia. Fuente: D’Ambra, 2007, p. 87.



Las obstetrices desarrollaban labores médicas, asistencia a partos y a otros problemas ginecológicos y tal vez también atendían cuestiones de medicina general.


Otros términos que podrían referirse también a esta labor de ayudar en el parto era  médica e i atromea.

Durante un parto normal la actividad principal recaía en la comadrona, sólo en caso de complicaciones intervenía el médico.

Algunas obstetrices eran profesionales, cobraban por sus servicios, mientras otras formaban parte  de la familia o  eran vecinas sin  una formación específica.
Calmaban  y tranquilizaban  a la futura madre, y se ayudaba de otras dos o tres mujeres, seguramente  familiares de la parturienta, que la  rodeaban para sujetarla y permitirle hacer fuerza.


Sorano de Efeso llamado el “padre de la obstetricia” (98-138 d.C.) escribió un libro  Gynaikeia,con el que se pretendía elevar los conocimientos tanto a  médicos como a comadronas.  

En él habla de las cualidades que debía tener una comadrona:

“(…) debe ser robusta y de fuertes brazos, tener largos y finos dedos con cortas uñas en sus extremos… debe ser culta, tener una buena memoria, ser capaz de impartir información y ser respetable (…)”

Sorano en sus escritos, sostenían que una comadrona no necesitaba ser madre para comprender cómo nacen los niños.

El primer tratado de partos para comadronas romanas, corresponde a Moschión, discípulo de Sorano quien tradujo del griego al latín y recopiló en el S II, las enseñanzas de su maestro.


Las comadronas tenían algún matiz negativo y, en ocasiones, de mezcla con la maga o la hechicera, por su intervención en un momento tan decisivo como el parto, y por su capacidad para impedir el desarrollo de un embarazo.

Para saber lo peligroso que era en aquel tiempo el parto os dejo este enlace.











      





















·        





Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia