Las rosas en la antigua Roma. ( utilización )

Las Rosas de Heliogábalo Alma-Tadema

Las rosas en la antigua Roma.


La rosa ya se cultivaba desde tiempos remotos en el valle del Nilo y en Mesopotamia. Se introdujo en Grecia en tiempos de  Homero y de allí pasó a Roma.

Se cultivaba como planta ornamental y por sus propiedades medicinales y aromáticas.


En época del imperio, los emperadores tenían en sus palacios fuentes que emanaban agua de rosas; pero además, los pétalos de esta flor eran usados como relleno de almohadas y como ingrediente en la fabricación de medicamentos, afrodisíacos y pociones para llamar al amor.
El emperador Nerón para agasajar a sus invitados llegó a gastar en rosas lo que vendría a ser unos 130.000 euros de la época actual.


Utilización de la rosa.

Las rosas contienen gran cantidad de vitamina C por lo que son excelentes para combatir resfriados, tos y gripe. También tienen propiedades laxantes y analgésicas, combaten  jaquecas, calambres y dolores.
Plinio el viejo  nos especifica en uno de sus tratados  las cualidades astringentes de la planta, con propiedades antiinflamatorias (irritación, fiebre, sangrado).

Según Plinio, consideramos tres partes en el uso de la rosa:

Los pétalos.
La flor.
La cabeza.



Los pétalos.

Se usan de dos maneras: se secan o se extrae el jugo. El jugo se puede extraer mediante 3 procesos. Presionamos los pétalos manteniendo las pestañas que tienen más jugo.
Se retiran las pestañas y el resto de los pétalos se macera con aceite de oliva o vino en jarrones de vidrio expuestos al sol.

Se quitan las pestañas y se presiona el resto de los pétalos a través de un paño para extraer el jugo que luego se cocina a fuego lento hasta obtener la consistencia de la miel. Esta operación se practica con los pétalos más fragantes.

El jugo.

El jugo de rosas macerado con aceite de oliva se mezclaba con sal u otras plantas se utilizaban para curar la disentería. Como suavizante de la piel se aplicaba sobre la piel y después se pasaba el strigil antes de enjuagarla.
En las comidas se utilizaba como fragancia casera.

Agua de rosas.

Como  aplicación culinaria continúa hoy en día. Como cosmética blanqueaba la piel y mejoraba el cutis.

Aplicación médica.

El jugo de rosa es bueno para los oídos, para la matriz, para las hemorroides, para los dolores de cabeza. En gárgaras, para úlceras bucales, para las encías, para las amígdalas y la garganta. Solo o con vinagre  es ideal contra la fiebre, el insomnio o las náuseas.

Aplicación cosmética.

Para ocultar los olores de los ungüentos, a menudo se basan en grasas animales. 




Los pétalos .

Aplicación médica.

El polvo de los pétalos se usa en inflamaciones de la entrepierna. No se recomienda en caso de inflamación de los ojos, al comienzo de la crisis, se aplica seco con pan. 
En infusión o decocción, los pétalos son ventajosos en las afecciones del estómago, en el estómago y los intestinos, en el abdomen (aplicación externa).

Aplicación cosmética.

Los pétalos quemados forman una sombra de ojos. Los pétalos también se reutilizan; se convierte en un polvo que sirve para reprimir el sudor, se arroja sobre el cuerpo a la salida del baño, se deja secar y luego se elimina con agua fría.

Aplicación culinaria.

Se preparan en confite para comer.

Las flores.

Aplicación médica.

La flor es soporífera. Tomado en hidromiel, ella detiene la menstruación. Tomado en una copa de vino, y en cantidad suficiente para perfumarlo, alivia los dolores de estómago. 
El fruto  es muy buena cuando es amarillo y no tiene más de un año: se seca a la sombra. Frotamos los dientes dolorosos. 

El fruto es diurético; se aplica al estómago y a la erisipela reciente (enrojecimiento de la piel debido a una bacteria); puesto debajo de las fosas nasales, purga el cerebro.

Aplicación culinaria.

Las flores se utilizan para hacer vino rosado: se apilan en una tela que luego se coloca en el mosto con un peso pequeño, para que llegue al fondo; la dosis es de 135 g por 10.8 litros de mosto; Se deja macerar durante tres meses.



Otros usos.

El pan empapado en agua de rosas, aceite de rosas o miel de rosato permite "ablandar los depósitos" ... a saber  lo que Plinio quiere decir con eso
Escaramujo:
jugo de la raíz utilizado contra la rabia / fruta en cenizas tomadas con miel contra la alopecia.

También había gotas para los ojos hechas de rosas y / o celidonia. Estas gotas para los ojos fueron hechas de aceite.
Aparentemente se hicieron muchas gotas para los ojos hirviendo el jugo de la planta deseada en agua de rosas.

El aceite de rosa aparece como la base de numerosos remedios. Con verbena o celidonia, despeja la vista (hace que desaparezcan las moscas negras, las nubes, ...)
Para hacer pastillas: mezcle el jugo de rosa con harina de cebada y haga bolitas que se dejan secar. 

Los brotes y las flores del sauce o el árbol casto mezclados con aceite de rosa ayudan a combatir las resacas.

Las hojas más suaves [hiedra], aplicadas a la cabeza, calman la cefalea y actúan principalmente en el cerebro y las meninges. También se usan para este propósito, machacados con vinagre y aceite de rosato, luego hervidos y mezclados con una nueva dosis de aceite de rosato. Se aplican en la frente, y con su decocción fomentan la boca y frotan la cabeza.

Artículo relacionado:


Museo Nacional roma


Fuentes:

Plinio el Viejo, Historias naturales, Libro XIII (perfumes), Libro XXI (Flores y guirnaldas LXXIII), libro XIV (vino rosado)

Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia