Espías y servicios de información en la Antigua Roma




Los investigadores y estudiosos de hoy en día  consideran la posibilidad de que el sistema de información y espionaje romano, se debían  a la influencia de Aníbal y de Oriente. Persia y Cartago contaban con un centralizado y organizado sistema de información.

Las fuentes parecen señalar que el ejército romano se valió de diferentes medios de información para obtener ventajas en el campo de batalla.

Los romanos eran muy prácticos, le daban mucha importancia a la información.

Espías romanos


En época republicana para los generales la información era un elemento muy importante dentro de las operaciones militares.
Autores como Polibio, Dionisio de Halicarnaso y Tito Livio, recogen en diferentes partes de sus obras, que los generales romanos, contaban con diferentes efectivos para recopilar información, ya desde muy antiguo desde el año 482 a.C.

Las fuentes son escasas y poco precisas, únicamente se mencionan elementos del mismo ejército realizando esta labor de recopilación  e información del enemigo.
Espiar y confundir al enemigo era moralmente reprobable pero práctico y recomendado.

No existe ninguna palabra que designe este servicio. Al principio se utilizaron términos militares como explorator y speculator. Las principales misiones de estos militares en época republicana era observar al enemigo y explorar el terreno. Cuando se enviaban espías a las embajadas se les denominó emissarius. Y en el alto imperio se les llamó  speculator, vestigator o agens- agentis.






Explorator.

Eran jinetes cuya función era seguir al enemigo desde la distancia y pasar información a los suyos.
Según César eran capaces de seguir rastros y de escoger puntos débiles hacer caer en emboscadas  al enemigo y así  obtener ventajas.
Eran parte importante ya que conocían el camino y escogían las mejores rutas para que pudieran desplazarse el grueso de las tropas. Patrullaban también por las fronteras y detectaban cualquier foco de hostilidad hacia Roma.

Speculatores.

En un principio estos jinetes eran mensajeros llevaban documentos y cartas importantes. Después se les asignaron misiones más delicadas como llevar mensajes traspasando las líneas enemigas. Eran hombres de total confianza y muy leales.
Los senadores más importantes contaban con su propia red de espías formada por clientes fisgones y libertos.

Cicerón vigiló estrechamente a Catilina mediante su red de espías, pero también estaba bien informado de la situación en las provincias.

Cicerón se quejaba de que sus cartas eran frecuentemente interceptadas:

"No puedo encontrar un mensajero leal", le escribió a su amigo Ático. "Son muy pocos los que son capaces de llevar una carta sin caer en la tentación de leerla".

César gracias a las infraestructuras militares tuvo a su disposición una verdadera red de espías, correos y agentes. Durante su campaña en las Galias, empleó tropas auxiliares destinadas a labores de exploración y patrulla.
En sus commentarii, abunda información sobre efectivos destinados a recopilar información para el buen desarrollo de su campaña contra los galos y durante la guerra civil contra Pompeyo.
La obra de César presenta más de una treintena de alusiones relacionadas con la inteligencia militar.
Salustio también nos da abundantes alusiones al espionaje y exploración para averiguar las intenciones y los movimientos del enemigo.

Nada más llegar al poder Augusto deseaba crear una red de comunicaciones más estable y con más garantías.
Una de las primeras necesidades del nuevo gobernante, fue crear una red física completa y centralizada para que circulara la información, para ello estableció la Vehiculatio, pasando a ser más tarde la Cursus Publicus. 

Gracias a la creciente red de calzadas pudo crear este  servicio estatal de mensajería por lo que se pasó de un sistema privado de mensajería a uno estatal.

Rutas de las calzadas romanas

Para proteger al Princeps se recurrió a espías e informadores, ya que estaba muy presente el asesinato de César.

Con Augusto el establecimiento de bases legionarias y auxiliares permanentes, hicieron innecesarias unidades específicas de espionaje e información. Los propios establecimientos militares hacían dicha función.

En época imperial sigue habiendo speculatores, aunque con funciones muy variadas, algunos seguían con labores de espionaje y otros con tareas que nada tiene que ver con labores de inteligencia. Se pueden encontrar speculatores sirviendo como guardia montada personal del emperador.



 Beneficiarii.

Eran oficiales al servicio de los gobernadores y de otros mandos del ejército romano, fueron distribuidos a lo largo de las provincias, mediante una red de enclaves denominados Stationes, que al igual que los beneficiarii, las funciones de estos enclaves fueron muy variadas. Su ubicación en las fronteras y campamentos y la relación de los beneficiarii con expeculatores y frumentarii y sus funciones como correos y emisarios, bien pudiera ser que algunos de ellos y algunas stationes desempeñaran funciones de inteligencia.

Frumentarii.

Eran soldados procedentes de las filas legionarias, aunque no está muy claro su origen. Los primeros testimonios de ellos en el principado, los sitúa como correos o emisarios de los gobernadores provinciales con Roma. Tanto los frumentarii como los speculatores fueron empleados como mensajeros por los emperadores en todo el  siglo I.
Ya a partir del siglo II son los frumentarii los que las fuentes citan como mensajeros., y se convierten de facto en una especie de inteligencia militar.
Las fuentes asocian a los frumentarii, con labores de seguridad interna del Imperio.


Epitafio de L. Valerius Reburrinusfrumentarius de la Legio VII Gemina destacado en Tarraco en época del emperador Septimio Severo.


La creación de los frumentarii, algunas fuentas la atribuyen a Domiciano y otras a Trajano. Estos militares asumieron tareas que anteriormente realizaban los pretorianos. Adriano utilizo a un frumentarii para espiar a un amigo senador.
Muchos emperadores emplearon esta fuente de información para recopilar rumores y posibles intrigas, nada que ver con la inteligencia militar. Estas labores y la mala fama por el exceso de autoridad, hicieron que los frumentarii fueran muy detestados por la población.

Diocleciano disolvió  este cuerpo, hueco que fue llenado por los agentes in rebus, cuerpo cuya primera misión era el correo, aunque no eran un cuerpo militar se apropiaron de las funciones de sus antecesores. Llegaron a tener también muy mala fama superando la de los frumentarii.






Imágenes.
https://www.pinterest.com/pin/794040978038855097/
https://www.pinterest.com/pin/469852173614636661/

Wikipedia





Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia