El adulterio romano



Lawrence Alma-Tadema



El adulterio 

Para los romanos el adulterio era la relación sexual entre una mujer honesta casada y un hombre. Este acto tenía una imagen muy negativa y se consideraba un delito grave. Afectaba la condición femenina y empañaba la buena reputación. 
El derecho romano castigaba duramente como delito grave el adulterio. El trato que recibieron las mujeres con respeto al hombre fue muy desigual. Las mujeres recibieron una gran discriminación social.

Hay que distinguir entre adulterium y stuprum.

Se consideraba adulterio cuando se tenía una relación sexual con una mujer honesta casada y  struprum si la relación era con una mujer honesta soltera o viuda.

Estos dos delitos se consideraban muy graves y fueron perseguidos y castigados por el derecho romano, ya que dichos actos afectaban al honor personal de la mujer como al de la familia.
En los últimos años de la República hubo un relajamiento de las costumbres y se llegó a concebir el adulterio como algo normal.

Augusto tomo medidas y se propuso fomentar la fidelidad entre los miembros de un matrimonio, se tenía que controlar la castidad de las mujeres y evitar comportamientos ignominiosos.
En torno al año 18 o 17 a.C. se legislo la La lex Iulia de adulteriis coercendis que declaraba el adulterio como un delito, pero solo en el caso de las mujeres, tuvo como finalidad  restablecer la moral y la vida matrimonial típico de las familias romanas.

Estos delitos se juzgaban públicamente, no como en época republicana que se hacían juicios domésticos, de esta manera se evitaba que el castigo quedara dentro de la esfera familiar donde el  esposo el paterfamilias, u otros familiares varones podían decidir el fin de la mujer infiel.

"Cuando el marido ha decidido el divorcio, se convierte en juez de su mujer, como podría serlo el censor, y tiene, a lo que parece, poder absoluto sobre ella: si la mujer ha  cometido  alguna  acción  perversa  y  deshonrosa,  la  castiga;  si  bebió  vino  o  si realizó actos deshonestos con otro hombre, la condena". 


"En cuanto al derecho de matar, dice así: "Si has sorprendido a tu esposa en adulterio, puedes matarla sin juicio; pero ella no se atreverá a tocarte con el dedo si tu cometes adulterio ( o te dejas seducir), no tiene derecho Aulio Gelio "Noches áticas" (Libro X,23,4-5)


A quien no niega haber matado a su mujer sorprendida en adulterio se le puede dispensar de la pena de muerte, ya que es muy difícil contener el justo arrebato, y se le debe castigar por el exceso más que porque no debiera tomarse venganza. Así, pues, bastará mandarle a trabajos forzados a perpetuidad, si es persona de clase baja, o relegarle a una isla si es de clase elevada.

Cualquier persona tenía la libertad de denunciar un acto tan grave que afectaba al conjunto de la sociedad.



El objetivo primordial de la mujer era contraer matrimonio y formar una familia, por lo que la moral  ejerció un alto control del comportamiento sexual de la mujer.

Las jóvenes solteras sufrieron una gran vigilancia ya que se tenía que asegurar la virginidad ante un futuro matrimonio. La virginidad era un asunto de gran importancia.


Los maridos exigían fidelidad pero ellos no lo eran.


Los varones aunque estuvieran casados podían mantener relaciones extramatrimoniales si se realizaban con mujeres de mala reputación o esclavas, no se consideraba un delito. Pero tenían prohibido  tener relaciones con mujeres casadas viudas o jóvenes intachables.

"la relación sexual con esclavas de otros no se considera ilícita, amenos que las misma hayan sufrido una disminución de su valor o el hombre haya intentado por medio de ella causar un daño a la dueña" Sentencias de Paulo 2, 26,16

Una mujer no podía denunciar al marido por adultero, si eso ocurría la única solución era pedir el divorcio y la devolución de la dote.


La lex Iulia de adulteriis coercendis  obligaba al marido engañado a divorciarse de su mujer, no se permitía el perdón entre las partes. La ruptura del matrimonio tenía que producirse antes de que el marido acusara públicamente a la mujer.
El marido no podía perdonar ni hacer caso omiso de la falta de a mujer, ni dejar escapar al amante, ya que podía ser acusado de lenociniumde cómplice si no acataba lo que dictaminaba la ley.
Si pillaba infraganti a los adúlteros debía retener al amante durante veinte horas para poder encontrar testigos. Solo el desconocimiento de la infidelidad por parte del marido era la única alternativa para evitar ser castigado por no haber empleado el ius mariti contra la mujer adúltera.

En los textos clásicos hay indicios de falsas denuncias por parte de esposos despechados o muy enojados.

La mujer condenada por adulterio perdía la mitad de su dote que pasaba al marido engañado como compensación, un tercio del patrimonio personal de la mujer también pasada al estado y era confiscada en una isla  durante un tiempo determinado.
Al amante se le quitaba la mitad de sus propiedades y era envido a otra isla.

"Durante este año Quinto Fabio Gurges, hijo del cónsul, que era edil, llevó a juicio a ciertas matronas ante el pueblo por el delito de adulterio. De las multas obtuvo el dinero suficiente para construir el templo de Venus que se encuentra cerca del Circo". Tito Livio

 

Con el trascurso de los siglos la pena a las mujeres por adulterio fue empeorando  Macrino dispuso como pena para los adúlteros que se ataran uno a otro y  se quemaran vivos. Aureliano impuso terribles condenas para los que eran infieles.

A partir del siglo IV el adulterio se consideró pecado, Constancio, Constante condenaba a la mujer a muerte. Justiniano dispuso que la adultera no fuera condenada a muerte y que se internara en un monasterio, donde permanecería de por vida a no ser que fuera perdonada por el marido trascurridos dos años.





Tanto la adúltera condenada mediante un juicio público como la sorprendida cometiéndolo aun sin ser juzgada sufría el rechazo social y se consideraba feminae probrosae.

Estas mujeres adulteras tenían prohibido volver a casarse una vez terminado el exilio obligatorio, quedándoles como única opción el concubinato como unión sentimental estable.

La ley castigaba a cualquier hombre que convirtiera en esposa, a una mujer condenada por adulterio, si conocedor del delito que ella había cometido en una relación previa. La  mujer adúltera tampoco podía casarse con su amante, aunque el marido hubiera ya fallecido.

 Artículo relacionado:


Fuentes:

https://libros-revistas-derecho.vlex.es/vid/condicion-represion-adulterio-recepcion-378381750

Rodríguez González, A.M.; "La sexualidad femenina y el derecho romano. Nociones elementales y claves de comprensión", La sexualidad femenina,

http://ocw.uc3m.es/derecho-privado/mujeres-de-la-literatura-y-la-historia-de-roma/material-de-clase-1/leccion_4.pdf

La concepción jurídica y moral del adulterio en Roma, fuentes para su estudio.

  




















 










Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia