Técnicas médicas romanas






En la Roma republicana, la medicina tenía más de magia que de ciencia.


Los dioses de las enfermedades, MEFITIS, LUCINA, Y FEBRIS, recibían un culto especial en tiempos de los reyes y de la república romana.  Los romanos de esa época  no creían en la medicina científica y por eso consideraban superfluo llamar al médico en la enfermedad.

Los primeros médicos fueron griegos y aparecieron en los primeros años del imperio.
El  paters familia trataba según la tradición a sus parientes y a sus esclavos, aunque muchos de ellos tenían un esclavo, en la mayoría de los casos griego, experimentado en medicina, “servus medicus”.

Con la conquista de Grecia la medicina griega influyo entre los romanos siendo Asclepio, el más distinguido de los médicos de la aristocracia.


Galeno  junto a Hipócrates fueron los médicos de mayor autoridad.Galeno fue médico de gladiadores y, aunque Marco Antonio quiso llevarle a la guerra pero no aceptó ser médico militar.

representación medieval de Galeno
Galeno había heredado las ideas de Hipócrates; para él, la enfermedad consistía en la alteración de los humores corporales, la sangre, la flema, la bilis amarilla o atrabilis y la bilis negra.


Hizo importantes descubrimientos: siguiendo en parte las enseñanzas de Hipócrates, el fundador de la medicina antigua, demostró que en las arterias corre sangre y no aire como hasta ese momento se había creído. Además, probó que la sangre era impulsada en vasos por el corazón, que funciona como una bomba. Escribió un tratado titulado Arte médico.





La terapéutica de Galeno tiene estas características:

La “vis medicatrix naturae” apoyar la fuerza sanadora del organismo.

El régimen dietético.

Contraria "contrariis curantur” alterada la proporción armónica de los humores, se ha de utilizar el medicamento que se opone al humor se utilizarán los vomitivos, purgantes y diuréticos; se utilizarán los, tónicos y calmantes; y para restituir el calor perdido se aplicará al enfermo vísceras de animales recién sacrificados que le aporten el calor animal.

Polifármacos. Si los órganos del cuerpo se asocian para enfermar, también deben asociarse los medicamentos para curar.



Algunos médicos rechazaban la  “vis Medicatrix naturae” y atribuían las enfermedades al estrechamiento o dilatación de los poros de la piel y prometían curar las enfermedades “cito, tuto et iocundo” es decir, rápidamente, con seguridad y sin dolor.


Su ténica era el “strictum” y el “laxum”.

Empleaban como dilatadores las sangrías, sanguijuelas, ventosas, cataplasmas emolientes, aire templado, sueño y ejercicio hasta la fatiga. Y como  astringentes, el vino, el vinagre, el agua fría, bebidas acídulas, oscuridad el alumbre y el “oxicrato” muy utilizado por los soldados romanos, una mezcla de vinagre y agua a voluntad que,  calma la sed, templa el calor de todo el cuerpo, disminuye el sudor, facilita la secreción de la orina y preserva de las enfermedades de la sangre.


Otros dos  grandes médicos de la época, fueron  Celso y  Dioscórides.Celso fue un enciclopedista, recopilador de las ideas de los médicos griegos. 

Celso enumera las dotes de un buen cirujano:

“Debe ser joven o por lo menos, no muy entrado en años. Debe tener mano firme, nunca temblorosa. Debe ser hábil tanto con la mano izquierda como con la derecha. Debe tener vista aguda y coraje. Debe hallarse desprovisto de compasión como para no dejarse impresionar por los gritos del paciente, cuando éste lo incite a apurarse o a cortar menos profundamente de lo necesario”.


Según las descripciones de Celso, los cirujanos sabían extirpar las amígdalas, operaban los ojos e intervenían hernias estranguladas. En el libro de Celso hay también instrucciones detalladas y precisas para la extracción de las  armas en  las heridas.


fresco de Pompeya S.I museo de Napoles


En las excavaciones de Pompeya se han extraído numerosos instrumentos quirúrgicos que revelan una técnica avanzada.

La cirugía romana empleaba  más de  doscientos instrumentos distintos, casi todos de bronce y algunos de acero. Utilizaban como hilo de sutura la cuerda de tripa el catgut y el hilo de lino y como anestesia rudimentaria la “Mandrágora” macerada en vino que se tomaba “per os” antes de las cauterizaciones o de las operaciones quirúrgicas y también en enemas o inhalaciones.

Se practicaba con  gladiadores heridos o con los cadáveres de los ejecutados.

Los tipos de operaciones eran, extracción de proyectiles, cauterizaciones, inmovilizaciones con mezclas de cera y harina amputaciones, trepanaciones y sangrías.

La sangría, “sanguinem mittendi”, restablece el equilibrio humoral.








Fuentes:

La medicina romana - Fulgencio Martinez Saura

Fotos wikipedia

Howard W. Haggard. El Médico en la Historia. IV Edición. Buenos Aires


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia