El cuidado del caballo en la antigua Roma



Museo del Bardo. tunéz



En Roma, al principio de la Republica la necesidad de caballos y jinetes aumenta progresivamente, y los más poderosos de las clases plebeyas colaboran aportando caballos, siendo este el origen del ordo equeste o équites, formándose una nueva clase social integrada por aquellos ciudadanos que puedan  mantener a un caballo.

La milicia era uno de los intereses primordiales de los romanos a ella le dedicaban gran parte de su vida. Para ser elegibles en un cargo debían haber cumplido como mínimo unos 10 años de servicio. Eran grandes jinetes, con caballos  registrados y mantenidos con el erario público, los equus publicus, los jinetes debían responder a los censores de los emperadores, de su servicio, su vida púbica y del cuidado de los caballos públicos.

Sobre el 15 de julio se celebraba la Transvectio equitum por la calles de Roma eran unos juegos hípicos y un desfile militar donde los  équites montaban sus caballos públicos, y estos eran examinados por los censores de Roma  desde las escalinatas del templo Dioscuros Castor y Polux.

Si los censores detectaban cualquier anomalía en el cuidado del caballo tenían la potestad de rebajar la condición social del équite y de su familia. De ahí destaca la importancia del equino para mantener la posición social.


Los romanos apreciaban a los grandes caballos en la batalla por su fuerza

Los veterinarios


Se ha escrito poco sobre la veterinaria romana, ya que era preciso leer fuentes en griego o latín idiomas al alcance de pocos especialistas. Un referente es la obra de Alonso Suarez  de 1564, consiste en una recopilación de los más famosos autores griegos y latinos que trataron de la excelencia y generación de los caballos. Donde hay partes de Jenofonte, Absirto, Hierocle, Hipócrates (veterinario) entre otros.



Fragmento mosaico Museo de Girona 


El cuidador de los animales enfermos se denomina veterinario, mulomédico, hipiatra o buiatra, según miremos a Grecia o a Roma.

No podemos asociar el concepto actual de veterinario para buscar algo semejante en la antigüedad, el medico de animales domésticos existió pero sin formación ni acreditación.

Tanto en el caso de  los médicos como  de los veterinarios, solo necesitaban presentarse como tales, y según la impresión que trasmitían al paciente como médico o al propietario como veterinario se les contrataba.

Cualquiera que hubiera leído los textos que hablan del cuidado de los animales podía escribir él mismo un tratado de medicina veterinaria, con consejos para los mulomédicos o veterinarios como hicieron Vegecio, Columela o Pelagonio.



Museo Merida 

La cultura griega y romana se basaban en la agricultura y la ganadería y en muchos casos el sustento dependía de la producción de animales domésticos, siendo esenciales en muchos campos como la agricultura, milicia transporte de mercancías o personas, fuerza de trabajo o para el sacrificio a los dioses.  

Por ello las personas que están en contacto estrecho con estos animales los pastores, jinetes, propietarios o arrieros saben diferenciar si un animal está sano o enfermo y conocen los inconvenientes de plagas y enfermedades.

Todo eso fomento que  aplicaran  mejoras en la alimentación profilaxis de pestes o enfermedades, con amuletos, sacrificios rituales, remedios que se trasmitieron oralmente y por la experiencia basado en el acierto-error.

A partir del s. IV dC tanto en la cultura griega como en la romana, se producirán textos especializados en la medicina animal.


En estos textos más que como tratar a los animales enfermos se habla de la prevención de las enfermedades con la mejora de la limpieza de establos, de la alimentación según la época  verano o invierno, recursos, esfuerzo que se requería de los animales si estaban en  estado de gestación o crecimiento.

Cuando el animal ya está enfermo, los recursos para mantenerlo o facilitar su restablecimiento son escasos y limitados. 

El propietario o capataz de las fincas agrícolas establecían los tratamientos que debían darse a los animales cuando enfermaban y estos tratamientos los suministraban los esclavos. En el día a día no había lugar en las haciendas para los veterinarios salvo casos concretos que eran supervisados por los propietarios.

Los encargados de cuidar a los animales eran esclavos o personas libres pero de escasa remuneración. Como en todo, los mejores trabajaban para los más ricos y no era lo mismo ser el veterinario del emperador que un esclavo cualquiera en una finca agrícola. El propio Varrón diferencia entre veterinario doméstico o profesional. 

Los caballos eran animales muy caros se utilizaban como animales de guerra, su comercio era raro y escaso siendo más habitual que se comercializara con los burros. Se conocía cuáles eran los más dóciles, los más frugales, resistentes … 


Detalle del mosaico de los Caballos. Túnez


Para conocer un poco algo del cuidado de los caballos la hipiátrica, en la antigüedad hay tratados como el de Simón de Atenas del siglo V a.C. (470-402), en su obra  Sobre la elección del caballo, nos habla del manejo y doma del caballo. De Jenofonte (435- c. 355 a.C.), tenemos  El jefe de la caballería, De la equitación y De la caza.

Consistían en una  serie de consejos, donde se da gran importancia a tener en buen estado a los caballos, su nutrición el buen estado de los cascos,  o de cómo elegir un buen caballo sin que nos engañen.

Estas obran son un manual para la caballería con fines bélicos en ella se reúnen las técnicas de entrenamiento como montar y gobernar al caballo, así como su mantenimiento. No hay nada de cómo tratar una futura enfermedad del animal.

El caballo tiene gran importancia en la vida militar así cono en la posta imperial, las estaciones de recambio de equinos cursus publicus o la mensajería.

A lo largo de todas las vías romanas existían las mutatio, estaciones de descanso cada 10 o 15 km donde se podía dar descanso a los animales o cambiarlos por otros de refresco. Cada 40 o  50 km había lugares donde pernoctar, con establos y personal especializado para atender a los caballos. Este personal era o esclavos del propietario o personas libres que eran alimentados y vestidos por cuenta del Estado, llamados  mulomedicus.

El ejército tenía en su seno  unidades de caballería que les permitían mayor movilidad y velocidad. Para atender a estos animales de montura tenían a los veterinarii, una categoría especial inmune que no prestaba servicio de armas, atendían a los burros, caballos, y bueyes, tenían un alojamiento destinado en los campamentos con una zona para la hospitalización de los animales.     

Hay que comentar que en tiempo de la República no había servicio de médico en el ejército, pero con el paso del tiempo algunos altos cargos militares tenían sus propios médicos personales y se incorporaron médicos para las tropas.


De la época de César hay inscripciones que citan a medicus ordinarius legionis.




En época de Augusto se desarrollaron los valetudinaria, por eso es posible que la enfermería de animales sea también de la misma época.

Las (cohortes) de caballería estaban constituidas por 500 hombres a caballo, más 120 jinetes legionarios y caballos de repuesto, todo ello un gran número de cuadrúpedos que tenían que ser alimentados y atendidos antes y después de la batalla.

Los jinetes también daban mucha importancia a su montura ya que les iba la vida en ello, si el animal no estaba bien cuidado no podría soportar los rápidos y pesados desplazamientos del ejército, un animal incapaz de moverse, fatigado, abandonaba a su jinete separándolo del cuerpo del ejército en una zona poco segura. Por lo cual los propios jinetes cuidaban y curaban a sus monturas.

Se han encontrado escritos de transacciones de caballos entre los legionarios donde no aparecen ni mulomedicus o veterinarii, se comenta que esos animales parecen sanos apreciándolo así los testigos y están entrenados para comer y beber.

Los veterinarios privados atendían a los caballos de distintos propietarios, cobrando más los que fueran mejores y los que no eran tan buenos se reservaban para artesanos o comerciantes. Las personas de clase inferior tenían burros y a veces era más rentable cambiar de animal que curarlo.

También en los hipódromos y el circo romanos contaban con  veterinarios.

Artículo relacionado:






https://www.pinterest.es/pin/281543708646275/


 

Fuentes:


Historia de la veterinaria grecorromana. Instituto de España Real Academia de Ciencias veterinarias.

Veterinaria a través de los Tiempos. J. González y Y. Palacios

Breve Historia de la Veterinària. Lara Martinez 

Imágenes:

Wikipedia 
Pinteres
Gladiatrix

















Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Colaboro con:

Colaboro con:
Sergio Alejo Gómez

Colaboro con:

Colaboro con:
Lignum en Roma

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia