Breve historia de los caballos en la antigüedad

National Geographic.
 

Este artículo lo dedico a mi amiga y gran divulgadora sobre el mundo equino Ana Doblado, responsable de Burradas Históricas Blog de divulgación histórica centrada en el mundo equino de la Antigüedad.

El caballo en la antigüedad

Los caballos  jugaron un papel fundamental en el mundo grecorromano. Fueron un activo esencial para el transporte, la guerra y un símbolo  de estatus vital.

Jenofonte  en su tratado sobre la equitación elogió al caballo antiguo:

“La majestuosidad de los hombres mismos se descubre mejor en el manejo elegante de tales animales”. Luego agregó: “Un caballo encabritado es de hecho algo hermoso, una maravilla y una maravilla, que cautiva la mirada de todos los que lo ven, tanto jóvenes como hombres de pelo gris”.

En esos párrafos, Jenofonte, discípulo de Sócrates, resumía la admiración que los antiguos griegos tenían por el caballo, que se convirtió en parte esencial de su vida  tanto en tiempos de guerra como de paz.

Los romanos también admiraban a los equinos, entendían su importancia vital. Desde su domesticación, el antiguo caballo ayudó a los granjeros a arar sus campos, transportó a la gente lejos y rápido y llevó a los soldados a la batalla. No es de sorprender que el Equus caballus se convirtiera en un símbolo de estatus, una encarnación viva de la riqueza y el prestigio.

A diferencia de las vacas, los gatos o los perros, el caballo de la antigüedad  fue domesticado relativamente tarde, alrededor del 3500 a. C., probablemente en las estepas del sur de Rusia. Sin embargo, su papel versátil y su capacidad para realizar gran  variedad de tareas hicieron del caballo un elemento integral en todas las culturas del Cercano Oriente tras su introducción en 2300 a C.


Carro hittita (en primer término) frente a caro egipcio (al fondo) en la batalla de Qadesh.  José Daniel Cabrera Peña.


La relación hombre  caballo se basaba en diferentes factores; quizás lo más importante fue que el caballo proporcionó el medio más rápido del desplazamiento por tierra. En siglos posteriores, el caballo facilitó la formación de los primeros imperios, tirando de carros, y carretas a lo largo de grandes distancias, transmitiendo mensajes y participando en batallas. Los sumerios y asirios, hábiles cazadores y arqueros, llevaban registros detallados de sus caballos, considerándolos sus tesoros.

A principios del segundo milenio a. C., los equinos llegaron a Egipto, convirtiéndose en los animales  favoritos de los faraones, entrando en la región del Mediterráneo. Pasarían varios siglos más para que el caballo galopase hasta Grecia e Italia, tierras donde el équido alcanzaría un estatus de leyenda, convirtiéndose en un compañero indispensable y símbolo de un alto estatus social.

Los propietarios adinerados se enorgullecían de sus caballos y esto, combinado con la necesidad de caballos de fuerza militar, condujo a regímenes de cría y avances en el cuidado de los caballos. En el siglo IV a. C., en la Atenas de Jenofonte, los hippeis, o “dueños de caballos”, ocupaban el peldaño más alto de la escala social y política. De manera similar, los dueños de caballos en la República Romana, los equites (caballeros), pertenecían a la alta sociedad y tenían privilegios especiales en las votaciones.

Los gobernantes y comandantes más famosos, como Alejandro Magno o Julio César, montaban a caballo en el campo de batalla, inicialmente  los ejércitos no tenían caballería. Los primeros caballos de guerra tiraban de carros: plataformas ligeras con ruedas, el equivalente a los tanques antiguos. Desde Asiria y Egipto hasta China e India, estas civilizaciones surgieron y cayeron bajo las ruedas con púas de estos carros.







Tras la desaparición de estos carros, a principios del segundo milenio a. C., los jinetes llegaron a la escena. Sin embargo, la caballería tardaría varios cientos de años en convertirse en un elemento esencial de los ejércitos antiguos. El primer papel significativo que desempeñó la caballería en la guerra griega fue durante las conquistas de Alejandro Magno, mientras que los romanos usaron la caballería con moderación y en pequeñas cantidades hasta el surgimiento del Imperio en época de  Augusto.

Para compensar la falta de jinetes dentro de sus filas, los romanos tuvieron que utilizar los servicios de naciones aliadas y mercenarios bárbaros. Por ejemplo, la famosa caballería númida desempeñó un papel clave en la derrota de Cartago contra Roma. Sin embargo, después del desastre de Carras en el 53 a. C., a manos de jinetes partos, Roma comenzó a cambiar su estrategia y creo su  propia caballería.

Los primeros jinetes vestidos con cotas de malla aparecieron en época del emperador Trajano, mientras que las unidades de caballería blindada especializada (clibanarii) se inspiraron en modelos partos y sasánidas, llegando al campo de batalla durante el siglo III y principios del IV d.C. Sin embargo, la caballería siguió siendo una fuerza secundaria, Roma se  centraba en su infantería: los legionarios. Solo más tarde, a partir de los siglos V y VI, la caballería se convertiría en una fuerza destacada dentro de  los ejércitos imperiales romanos de oriente.

Los romanos tardaron en capitalizar la potencia de la caballería, tal vez por la introducción tardía de equipos vitales. El estribo llegó al Imperio Romano alrededor del siglo VII, mencionado por primera vez en el Strategikon, un tratado militar atribuido al emperador Mauricio. Aunque las herraduras de hierro aparecieron a principios del período imperial, las herraduras con clavos no se introdujeron hasta el siglo X.

El mundo antiguo fue solo el comienzo de la relación entre caballo y humano, uno de los amores más largos de la historia, que continúa hasta nuestros días.


Artículos relacionados 


EL CUIDADO DEL CABALLO EN LA ANTIGUA ROMA




Comentarios

Entradas populares

Colaboro con :

Colaboro con :
Arraona Romana

Colaboro con:

Colaboro con:
Cinco Noticias

Colaboro con:

Colaboro con:
Sergio Alejo Gómez

Colaboro con:

Colaboro con:
Lignum en Roma

Revista DHistórica

Revista DHistórica
Pincha para bajarte todos los números

Revista Histórica.

Revista Histórica.
Pincha aquí para descargar.

Soy miembro de

Soy miembro de
Divulgadores de la Historia

Soy Miembro de:

Soy Miembro de:
Blogueros de Historia